APUNTES SOBRE NEOLIBERALISMO | 1

"Desde su génesis hasta el ingreso a la Argentina"

Intentar comprender la matriz del movimiento neoliberal; llegar a su núcleo embrionario a partir del cual se gestó, organizó y articuló; cómo y en qué momento ingresó a la Argentina y de qué manera operó y opera en su plan por conquistar el poder mundial en pos de fundar un nuevo «orden civilizatorio», es la modesta intención de estos simples apuntes, que no deben interpretarse más que como eso.

A MODO DE RAZÓN

Encontrar respuestas a las preguntas: ¿cuáles son los momentos claves en la historia que podemos señalar como la génesis del neoliberalismo?, ¿cómo se fue diseñando su estructura, accionar y proyección, o lo que es decir, su forma de organización, cuerpo de ideas, matriz de pensamiento y mecanismos de acción? ¿quiénes son sus actores? No caben dudas que es tarea más que compleja.

En general, la mayoría de las respuestas encuentran argumentos en los hechos que acontecieron y acontecen, por ejemplo: la larga historia de golpes de estado en América Latina –incluidos los golpes blandos–, el paquete «estándar» de ajustes estructurales conocido como «Consenso de Washington» que el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, obligan a aplicar a los países de América Latina en particular, a cambio de «asistencia» económica ante las profundas crisis financieras producidas por el mismo perverso sistema que los asiste; el enfoque monetarista de la Escuela de Chicago, que a modo de globo de ensayo se impuso en Chile con el golpe de estado de Pinochet en 1973  y que luego se replicó en la Argentina con la dictadura genocida en 1976.

De igual manera se argumenta que es un modelo que propone un estado fuerte, reducido a una mínima expresión, o que es un modelo de exclusión social generado por mecanismos de ajustes y recesión.

También se pone el acento en las políticas implementadas por los gobiernos neoliberales que se impusieron en elecciones libres a los gobiernos progresistas, tanto de Argentina como en el resto de los países de la Región, cuando pensábamos que ya habían sido vencidos, pintando de negro el mapa del continente latinoamericano y produciendo tanta destrucción y dolor.

Si bien estas respuestas son ciertas no llegan a abarcar la magnitud del fenómeno sino sus consecuencias. Si lo definimos desde el Consenso de Washington lo haremos sólo desde su forma de operar, si bien las medidas que en él se enumeran sirvieron para ponerle rostro y para representarnos su imagen programática. John Williamson, quien elaboró el escrito, en su «Revisión del Consenso de Washington» dice que «es sólo una síntesis de lo que ya estaba sucediendo antes de 1989» y explica que lo llamó consenso porque precisamente esto es lo que generaría en Washington y entre los expertos del F.M.I. y del Banco Mundial con respecto a las políticas a desarrollar en América Latina.

Por otro lado si tomamos como base de argumentación para explicar el fenómeno neoliberal a los golpes militares, también llegamos a la conclusión que éstos fueron sólo una forma operativa, de lo contrario cómo podemos explicar entonces la revolución neoliberal de Margaret Tatcher (1979) y Ronald Reagan (1981) que se consumó en términos democráticos o, salvando la enorme distancia entre los personajes en cuestión, lo que ocurrió en la Argentina en 2015 con el triunfo de Macri y en el resto de los países de la región.

Para que esto fuera y sea posible, fue y es necesaria una construcción paciente, a largo plazo, para el logro de consensos políticos y ganar un electorado suficientemente amplio como para lograr el triunfo en una elección. ¿Será que el paso siguiente del neoliberalismo es que las elecciones democráticas reemplacen como forma operativa a los golpes militares? Los golpes blandos nos advierten sobre estas intenciones.

Intentar comprender la  matriz del movimiento neoliberal a partir del cual se gestó, organizó y articuló; cómo y en qué momento ingresó a la Argentina y de qué manera operó y opera en pos  de un nuevo «orden civilizatorio», afectando hasta lo más sencillo en nuestra vida cotidiana, es la modesta intención de estos simples apuntes, que no deben interpretarse más que como eso y que compartimos desde este amplio y necesario espacio de «La Banquina», siempre con el deseo de que resulten útiles.

EL CONTEXTO

El movimiento neoliberal tiene su génesis en el contexto de la «Gran Crisis» financiera de 1929 que derivó en crisis económica, política y social y que se prolongó durante toda la década del ´30. Fue la más larga en el tiempo, la que con mayor profundidad afectó a la mayor cantidad de países sin distinción entre ricos y pobres y cuyos efectos devastadores se manifestaron en la caída de los ingresos fiscales, caída de los precios internacionales, quiebre de empresas y de bancos, aumento extraordinario de los índices de pobreza y de desocupación, entre otras cosas.

En este contexto los estados nacionales se ven en la necesidad de aplicar políticas paliativas. Uno de ellos fue Estados Unidos que, abandonando el modelo liberal clásico, el presidente Franklin Roosevelt pone en marcha el «New Deal» o «Nuevo acuerdo». Este programa tenía como objetivo proteger a la población más pobre con programas de asistencia social, programas de promoción de empleos, promoción de leyes de reformas de bancos, programas agrícolas, aprobación de leyes de protección sindical y programas para agricultores y trabajadores ambulantes.

En este mismo momento, otro fenómeno aparecía en escena. La crisis por falta de financiación exterior también se hizo sentir en Alemania, y fue una de las causas por las que el partido Nacional Socialista ganó las elecciones llevando al gobierno a Adolfo Hitler. Sumado a esto, desde 1917, luego de la Revolución Bolchevique en Rusia, las ideas comunistas se extendían de manera preocupante por toda Europa y los Estados Unidos. Por otro lado, algunos conflictos que habían quedado abiertos luego de la Primera Guerra Mundial, hacían prever que la Segunda Guerra se acercaba.

LOS DOS MOMENTOS FUNDACIONALES DEL NEOLIBERALISMO

El «Coloquio Walter Lippman»

Este clima de época con la presencia en escena del «New Deal», el nacional-socialismo, comunismo y fascismo, que colocaban al Estado cumpliendo un rol planificador central, hizo que en el seno de las escuelas económicas liberales, las más importantes voces doctrinarias representativas de sus distintas corrientes, como también diferentes sectores influyentes de la intelectualidad, del periodismo, de los sectores patronales más poderosos de Europa y E.E.U.U., coincidieran en que el «liberalismo clásico», se había transformado en conservador, obturando a las fuerzas del mercado para actuar con «libertad», lo que es decir, sin regulación. Por esta razón consideraban que se había convertido en un gran impedimento al crecimiento y al progreso, señalándolo como responsable de la crisis moderna. Se hacía imprescindible un debate acerca de cuál debía ser el camino a seguir.

A tal efecto, entre el 26 y el 30 de agosto de 1938 se realiza en París una reunión convocada por el filósofo francés Louis Rougier, que paso a la historia con el nombre de «Coloquio Walter Lippman».

La convocatoria tuvo una doble intención. La primera fue presentar el libro «The Good Society» (La buena sociedad) del reconocido e influyente periodista e intelectual estadounidense Walter Lippman quien, junto a Edward Bernays, han ocupado durante décadas un lugar destacado en la construcción de opinión pública y de sentido común neoliberal, convirtiéndose en verdaderos maestros en cómo hacerlo. Lippman afirmaba que era imprescindible pensar una estrategia para conducir a las «masas irracionales». Bernays sostenía que era necesario construir un «gobierno invisible» formado por grupos de sujetos seleccionados con especiales atributos: capacidad de liderazgo, posición de privilegio en la estructura social y capacidad para transmitir las ideas de manera clara y precisa. El libro de Lippman, entre otros temas, advertía sobre el problema de la pérdida de las libertades individuales y la libertad de mercado ante el avance del colectivismo, el proteccionismo y los totalitarismos. También hacía referencia a las insuficiencias y fracaso del liberalismo clásico y sus intelectuales representativos a los que consideraba responsables de la «Gran Depresión».

La segunda intención y la más importante era lograr un diagnóstico sobre la crisis del liberalismo clásico e intercambiar ideas sobre la necesidad de su refundación.

Entre los 26 asistentes se encontraban Ludwig von Mises y Friedrich Von Hayek, considerados «padres de las ideas neoliberales», dos figuras claves en la organización, elaboración discursiva y expansión del pensamiento neoliberal en el mundo. Es importante no perder de vista estos dos nombres porque son figuras centrales en el ingreso del neoliberalismo a la Argentina. Ambos con estrechísimas vinculaciones a personajes políticos, religiosos, de la sociedad civil y castrenses, que incidieron y fueron protagonistas centrales, muchos desde las sombras, de los acontecimientos más dolorosos que ocurrieron en nuestro país.

El Coloquio Lippman finaliza con importantes acuerdos: la definición de una agenda y la elaboración de un programa concreto de acción y la creación del «Centro Internacional de Estudios para la Renovación del Liberalismo», cuya sede se instalaría en París y sería concebido como sociedad intelectual internacional.

Es en este evento que se acuña el neologismo «neoliberalismo» para nombrar al incipiente movimiento. La primera reunión se convoca para el año 1939. El estallido de la II Guerra Mundial puso entre paréntesis a las iniciativas surgidas, las cuales estaban direccionadas a organizar las diversas líneas de acción a escala planetaria.


La «Mont Pelerin Society»

En 1944 Friedrich Von Hayek publica su libro «Camino a la Servidumbre» cuyo título original en inglés es «The road of serfdom». El libro es un ataque apasionado contra toda forma de regulación del mercado por parte del estado, considerándola una «verdadera amenaza moral a la verdadera libertad» y contra el colectivismo lo que lo constituía en un verdadero manifiesto en defensa de la propiedad privada. El Libro se transformó en fundamento y texto rector del pensamiento neoliberal.

Finalizada la Segunda Guerra Mundial, comienzan a articularse varias de las corrientes de renovación del liberalismo que se habían organizado en Estados Unidos, Francia, Alemania, Suiza y otros países. En abril de 1947, retomando lo que había quedado trunco en 1938, Hayek respaldado por su maestro von Mies, convoca a una reunión a realizarse en el Hotel du Park en Mont Pelerin, Vevey, Suiza.

En plena «Guerra Fría» y de manera confidencial, con la presencia de un número de 39 intelectuales liberales procedentes de diferentes disciplinas del campo científico, y empresarial dan nacimiento a la «Mont Pelerin Society», que podemos caracterizar como el «hito orgánico» del neoliberalismo aún vigente, y completamente dedicada a la causa liberal. Se define como una sociedad científica y doctrinaria, sin vinculación política, cuya bandera insignia es la propagación de la economía de mercado a escala global. Entre otros formaron parte de la estructura fundacional Walter Lippman, Leonard Read, Milton Friedman. La iniciativa fue financiada por banqueros y patrones de la industria suiza, y estadounidense, la «Fundation for Economic Education» creada y presidida por Leonard Read, tres publicaciones de Estados Unidos aportaron lo suyo: las revistas Fortune, Newsweek y The Reader´s Digest, con representación en la reunión.

Con la certeza que con la difusión de las ideas no alcanzaba para lograr los objetivos, la «Sociedad Mont Pelerin» impulsa la formación de lo que hoy es la red más poderosa de agrupaciones intelectuales o «think tanks», que en los diferentes países donde actúan, despliegan estrategias para formar opinión pública, en especial en las élites sociales, e incidir de manera silenciosa y enmascarada en los programas y en las  decisiones de instituciones de la sociedad civil y de los gobiernos, en beneficio de su objetivo «civilizatorio». Los ámbitos principales en los que sus «think tanks» y sus «operadores orgánicos» actúan son el empresarial, sectores influyentes de la sociedad civil, medios de comunicación. La Argentina es uno de los países con mayor cantidad de «think tanks» en Latinoamérica.


EL INGRESO DEL NEOLIBERALISMO A LA ARGENTINA

El ingreso del neoliberalismo en nuestro país no fue precisamente con la dictadura genocida de 1976, sino con la «Revolución Fusiladora» de 1955 que manchando la palabra Libertad, se autodenominó «Revolución liberadora», destituyendo del gobierno al Presidente constitucional Juan Domingo Perón e iniciando una de la etapas más negras de la historia argentina.

Hasta la década del ´50, las ideas neoliberales constituían una corriente minoritaria y desarticulada en nuestro País. Es Alberto Benegas Lynch, Dr. en Ciencias Económicas, empresario vitivinícola, criado en el seno de una familia patricia, quien es el elegido para que el neoliberalismo ingrese a la Argentina por la puerta grande.

En 1949, viaja a Estados Unidos y toma contacto con Leonard Read, un miembro de la «Mont Pelerin Society» –poderoso empresario que más tarde colaborará en la formación de cuadros orgánicos en nuestro país–, presidente de la Cámara de Comercio de Los Ángeles, la más poderosa de América, que con el financiamiento de empresas como Dupont, General Motors, General Electric y Sun Oil Company crea en 1946 la «Fundation for Economic Education», hasta la actualidad, uno de los «think tank» señeros más activos y poderosos del mundo con sede en los Estados Unidos. Benegas Lynch se relaciona también con Ludwig von Mises y Friedrich von Hayek, en ese momento presidente de la «Mont Pelerin Society», que le manifiestan la necesidad de comenzar a formar un «ejército a escala mundial» para divulgar las ideas y principios rectores de la «Sociedad Mont Pelerin». Benegas Lynch se retira de ese encuentro con la clara misión de fundar en Buenos Aires una institución para tal fin. Pero en el país las condiciones aún no estaban dadas y había que preparar el terreno. El momento llega el 16 de septiembre de  1955, con el sangriento Golpe de Estado que destituye a Perón, perpetrado por sectores de las Fuerzas Armadas respaldados y estimulados por amplios sectores de las clase alta y media alta –entre los que se encontraba Benegas Lynch–, medios de comunicación, sumados a la heterogeneidad de partidos políticos que conformaban la «Unión Democrática», concebida desde las sombras por el entonces embajador de Estados Unidos Spruille Braden como estrategia para impedir el triunfo de Perón en 1945.

El gobierno de facto nombra a Benegas Lynch, Ministro Plenipotenciario de la Embajada Argentina en Estados Unidos. Después de haber sellado muy buenas relaciones con los poderosos sectores libertarios de la economía, la cultura, las ciencias y la política del país del Norte, en 1957 regresa a Buenos Aires para fundar en ese año, el «Centro de Difusión de la Economía Libre», más tarde llamado «Centro de Estudios sobre la Libertad».

Podemos decir, sin lugar a equivocarnos, que el «Centro de Difusión de la Economía Libre» es el primer «think tanks» en territorio argentino donde comienza a producirse «saber experto» neoliberal, por un lado; y articular una poderosa red institucional y no institucional de poder real por otro lado. Aquí se abre el tortuoso camino que nos trae hasta el presente.  Pero esto ya es tema del próximo apunte…

Bibliografía

– De Büren, María Paula, «Contraofensiva neoliberal – La Escuela Austríaca de Economía en el centro estratégico de la disputa» 2020 (Buenos Aires: CLACSO/IIGG)

– Murillo, S., Pisani A. «Algunas reflexiones para comenzar una investigación sobre neoliberalismo en clave arqueológica» -1a Ed.- CABA. Luxemburgo, 2020.

– Rodriguez Araujo, Octavio «Política y Neoliberalismo» -Revista mexicana de Ciencias Políticas, Vol.41 – N° 166 UNAM. 2021 – http://www.revistas.unam.mx

– Salinas Araya, Adán. «Debates neoliberales en 1938. El Coloquio Lippman» en Hermenéutica Intelectual. 2016-(Santiago: Universidad Católica Silva Henríquez).

– Sader, Emir; Gentili, Pablo (Compiladores) «La trama del neoliberalismo – Mercado, crisis y exclusión social»  http://biblioteca.clacso.edu.ar

María Verónica Fekete

Compartir en:
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on print