VICKY BUCHINO

"Soy inquieta, cabrona; no transo y en este laburo, eso es complicado"

Foto | Gabriel Machado.

Podemos asegurar, casi sin la menor duda que Vicky Buchino es una de nuestras mejores cantantes, sino la mejor. Además, el largo camino en el arte que la ha hecho transitar por la comedia musical, perfilo también una gran actriz. Su mayor éxito fue «El diluvio que viene», la obra de Pietro Garinei y Sandro Giovannini (se estrenó en 1979 y estuvo tres años ininterrumpidos en cartel), con el papel protagónico de Clementina, enamorada del Padre Silvestre, sacerdote de ese pueblo elegido por Dios. La ternura y la voz de Vicky trascendió los límites del escenario y ese personaje -Clementina-, la consagró.

Su relación con Pergamino viene de lejos, de cuando Juan Carlos Puppo trabajaba con Juventud de Teatro y presentó, a sus integrantes, a ella y su esposo Ricardo Dupont para que mostraran en la ciudad un espectáculo llamado «Dame el sí» de Santiago Bal. Poco después, en Pergamino se hizo una actividad solidaria por el joven Guillermo Fascioli que sería intervenido en Estados Unidos, y el matrimonio se presentó en forma totalmente gratuita a beneficio de esa campaña, por lo que la ciudad les tuvo un gran cariño y la familia de Guillermo no dejo de agradecerles.

Hoy Vicky está por lanzar su primer disco de jazz y con ella estuvimos.

Contame de tus comienzos como nuevaolera y en cuanto tuvo que ver tu papa con tu formación vocal y artística.

Mis comienzos fueron de muy pequeña, en el show de Antonio Prieto. Era la «niña prodigio» del programa. Fue idea de Antonio (Prieto), que quiso aportar ese ingrediente a su afamado show.

¿Ser hija de Víctor Buchino fue un inconveniente para el desarrollo de tu carrera o un beneficio?

Ser hija de Víctor Buchino, no fue ni un inconveniente ni un beneficio. El me dio herramientas, pero mí oficio lo convertí en carrera, yo sola. Trabajé con él, pero pocas veces.

¿Cómo llega "El diluvio que viene" y que recordás de ese personaje maravilloso, Clementina?

El Diluvio, llego de la mano de mí papá; él fue el primer contratado. Yo di por sentado que él iba a interceder para que me dieran el personaje de Clementina, pero no; me mandó a hacer casting. Lo odié en su momento, pero hoy le agradezco. Me lo gane y el resultado fue grandioso.

"El diluvio que viene" marco un antes y un después en los musicales de nuestro país ¿lo sentís de esa manera?

Y si, el diluvio marco un antes y un después. Era loquísimo, vivíamos más en el teatro, que en casa… la popularidad era increíble. Terminábamos la función y afuera del teatro, nos esperaba una multitud. La gente se volvió loca con ese musical. Hubo gente que la vio más de cien veces. A mí me han propuesto de todo, hasta casamiento (jajaja). Fue muy hermoso todo. Y si, marcó un hito en el teatro. Gracias al «diluvio», el género del musical dejo de ser un híbrido entre la ópera y el teatro de texto. Se ganó un lugar propio.

¿Cómo lograron armar con Ricardo Dupont una especie de "sociedad" (además de ser pareja) para hacer espectáculos y en qué los favoreció?

Con Ricardo, simplemente, se dio. Estábamos juntos todo el tiempo. Lo otro, simplemente empezó en la cocina de casa. Empezamos a cantar y seguimos en escena. Nos divertíamos mucho.

Hablemos de Ricardo (Dupont), también muy recordado en nuestra ciudad.

Ricardo fue mí marido. Un tipazo. Con él, tuve mí único hijo, Víctor. Era buena persona, buen compañero y excelente profesional. Tengo el mejor recuerdo de él.

¿Pensás que en tu carrera pudiste grabar pocos discos o estas conforme?

Sí, no tuve, hasta ahora, una gran discografía. Ahora, con las plataformas, me estoy poniendo al día. Mi último trabajo, está en «confección» y es mí disco «Dee jazz». Ya salió el primer single,»Sometime ago» de Sergio Mihanovich y el viernes le pongo la voz a «Cry me a River» en el estudio de Daniel García, quien hizo el arreglo. El otro tema fue arreglado y ejecutado por Juan Alberto Pugliano y de artista invitado; Juan Cruz de Urquiza en trompeta.

Opino que sos una -si no, la numero uno- de las mejores voces argentinas y, sin embargo, la tuviste que "remar" como muches ¿Te pesa eso?

En Argentina, siempre hay que remar. Sobre todo cuando se es como yo, que no me conformo. No busco un «statu quo», yo soy inquieta, cabrona. No transo. Y eso, en este laburo, es más complicado. Pero me gusta remar. El gustito final es maravilloso. No me pesa para nada. La gente me quiere mucho.

Foto | Gabriel Machado.

Otra característica que tenés y, en muchos casos, te acompañó Ricardo, fue la de una gran solidaridad y Pergamino lo sabe con tu colaboración absolutamente gratuita en la campaña para recaudar lo necesario para la operación en Estados Unidos de Guillermo Fascioli en la que actuaron en forma absolutamente gratuita en el festival organizado por los inolvidables "Amigos de Guillermo" (1987) ¿Qué recuerdos te trae?

Los mejores recuerdos. De esa manera, nos hicimos amigos y Pergamino, me albergó con mucho afecto siempre. Y el cariño de la familia de Guillermo fue muy hermoso para nosotros.

También te liga a Pergamino tu relación con Juan Carlos Puppo a quien en esta ciudad hemos distinguido y amado muchísimo.

Cierto. Siento la ausencia de Juan. Era como un hermano. Un compañero inigualable. Trabajamos mucho en teatro y el, era un maestro que daba cátedra. Lo amo. Éramos muy amigos.

Te pronuncias ideológicamente, sin pretender ser política, en las redes, lo que te llevo a participar del debate en algunos programas de televisión ¿Cómo fue tu experiencia, dada tu reconocida sensibilidad?

Mi experiencia fue complicada. Esta es una sociedad muy difícil. Pronunciarse es exponerse y recibir muchos palos. Por eso, desde hace un tiempo, trato de no manifestarme tanto.

Y lo que nos queda, más allá de la cantante, es tu amor por los animales, sobre todo los perritos callejeros ¿Qué me podés decir de eso?

A veces pienso que no es normal lo que siento por los callejeros. Es un amor incomparable. Yo no puedo crear ningún tipo de vínculo con alguien que no se conmueva con un animal en estado de calle. No entiendo la crueldad, el abandono. El dar vuelta la cara, no involucrarse. Son mi vida. Sin ellos, no podría vivir.

Como maestra de canto, ¿qué te piden los jóvenes que quieren triunfar en el género actualmente?

Cómo maestra, tengo mucha suerte ya que todas las personas que quieren cantar quieren aprender en serio. No para ser «famosos».

Hablemos de Víctor, tu “niño” …

Víctor es un hombre de 37 años. Con una identidad propia. Abolicionista de la cultura represiva. Un gran escritor y un hombre con convicciones muy fuertes.

¿Qué significó para vos interpretar a la Madre Teresa de Calcuta en un musical?

Interpretar a la Madre Teresa, fue un click. Semejante desafío saco de mí una actriz que jamás imaginé que existía. Un personajón. Soñado para cualquier artista.

¿Qué le queda por hacer artísticamente a Vicky Buchino, ahora que está grabando jazz, una buena manera de estar junto a tu padre?

Yo estoy abierta a los desafíos. A todo lo que me despierte la llama de la pasión. No programo, me adapto, fluyo como el agua. Esta es una profesión muy atractiva. Y me siento preparada para cualquier cosa.

Si tuvieras que elegir una canción entre todas las que interpretaste ¿cuál sería?

Es muy difícil elegir, pero me quedo con «Música es», una canción que me escribió y compuso mí papá cuando yo nací. Me marcó el camino. Como un mandato. Próximamente, estará en Spotify y YouTube.

Contame detalladamente de tus proyectos de aquí en más

Mis proyectos inmediatos son, seguir grabando para mis canales oficiales de Spotify y YouTube: Vicky Buchino Oficial en ambos. Y seguir con mis clases, formando alumnos… y quizá, para más adelante, abrir un espacio de enseñanza. Con colaboradores en actuación y danza.

Jorge Sharry

NUNCA RENUNCIARÉ | VICKY BUCHINO (DIRECCIÓN MUSICAL: DANIEL VILÁ).

"SOMETIME AGO" DE S. MIHANOVICH. A Y DM: J.A. PUGLIANO. ARTISTA INVITADO JUAN CRUZ DE URQUIZA.

VICKY BUCHINO | A OCHO VOCES.

Compartir en: