«VALORO PODER DEDICARME A MI ACTIVIDAD HACIENDO Y DICIENDO LO QUE PIENSO, MANTENIENDO MIS CONVICCIONES Y CON MIS UTOPÍAS»

“PERIODISMO HONESTO”: JULIA ANDRES, PERIODISTA Y PRODUCTORA DE NOTICIAS: DE PERGAMINO A BUENOS AIRES CON VICTOR HUGO, CABALLERO Y BORRONI.

Hace ya algunos años partió hacia Buenos Aires con una idea periodística para producir y trabajar; antes de eso hubo mucho estudio y preparación.

Muy joven, Julia se encontró en el camino con Víctor Hugo Morales y fiel a su coherencia ideológica, compartió con él momentos preciosos y «fue mi Maestro», con el que hasta el día de hoy comparte una hermosa amistad. De allí en adelante su camino periodístico no tuvo «respiro» y paso por los mejores programas, de su primera residencia en San Antonio de Areco para desembocar en la revista digital de Roberto Navarro, «El Destape web» y ejercer el periodismo desde el lado que ella siempre amó: la producción; producir nada menos que para periodistas como Roberto Caballero y Fernando Borroni –y otros de la misma importancia– que no es poca cosa.

Hoy Julia disfruta de la producción de los programas de Roberto Caballero («Caballero de Día») y de «Borroni Cuenta Nueva» que conduce Fernando Borroni por la AM 990, dos de los mejores periodistas argentinos.

Julia es bella y talentosa, exacta y coherente, con un trabajo que la consagra tan joven como una de las mejores representantes periodísticas de Pergamino en Buenos Aires (al país).

Julia está en La Banquina y ella lo cuenta todo.

Contame de tus estudios, inicios y trabajo actual

–Antes que nada, quiero agradecerte, admirado Jorge, la posibilidad de conversar con vos y participar de esta edición. Terminé la secundaria en mi querida Escuela Normal de Pergamino en el año 2003. Ahora la UNNOBA ha crecido y abrió muchas puertas llevando igualdad de oportunidades a Pergamino para que todos y todas las que quieran continuar estudios universitarios puedan hacerlo en su ciudad, fortaleciendo la idea de arraigo, de que cada uno y cada una pueda desarrollar su vida en el lugar en que nació si es que así lo desea. Pero por aquel entonces, cuando finalicé la escuela, eso era incipiente y muches viajaban a Rosario o Buenos Aires; yo elegí Rosario. Desde chica me gustó el mundo de los medios de comunicación, con amigas de la primaria simulábamos hacer programas de radio que registrábamos en cassette con radiograbadores y nos pasábamos horas hablando ante esos aparatos como si el mundo entero nos escuchara; otras veces íbamos con mi viejo al arroyo Pergamino con una filmadora que teníamos y un micrófono de juguete y me pasaba la tarde hablándole a la cámara como si estuviéramos en una transmisión en vivo para quien sabe qué canal importante (risas).

En Rosario viví con tres amigas de la escuela secundaria, que son como hermanas y allí estudié Licenciatura en Comunicación Social en la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Rosario. Cada vez que la evoco me emociona, siento un profundo amor por la universidad pública y, en especial, por mi Facultad, sin esa herramienta hoy quizás no podría desarrollar la actividad que me gusta. Cuando escuchaba a un expresidente (Macri) decir que algunes «caíamos» en la educación pública no podía creer semejante descalificación hacia nuestros excelentes docentes y ese ensañamiento contra lo que es un derecho.

Luego de recibirme, César Ferri –que por entonces trabajaba junto a Víctor Hugo Morales en «La mañana» de Radio Continental- me convocó para ser parte de un proyecto que le tocaba dirigir y que marcó mi vida, así como el inicio de mi carrera. Gracias a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, en el año 2013, se le otorgó una licencia al municipio de San Antonio de Areco para que la ciudad tuviera su propia radio. Uno de los tantos aspectos importantes de esta ley de la democracia, la posibilidad de que las y los ciudadanos puedan contar con una radio que no depende de ninguna empresa sino del Estado y que no persigue ningún fin comercial sino social y de servicio. César me llamó un día y me dijo «tenemos que llevar adelante este proyecto, desde lo edilicio hasta la programación»; no había nada, solo un papel… la licencia. Allá fui. Me gustan los desafíos y tardo apenas segundos en decidirme y afrontarlos. Levantamos una radio, literalmente y todo a pulmón. Mientras pintábamos las sillas de lo que sería el estudio pensábamos en la artística que saldría al aire. La inauguramos el 14 de abril de 2014 y en mayo tuve el honor de hablar con la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner en una inauguración, por videoconferencia. Sin dudas, el momento más importante de mi carrera hasta el día de hoy. Armamos una programación que reflejaba de manera absoluta la letra de la Ley ya que todas las organizaciones de la sociedad civil, clubes de barrio, partidos políticos, artistas y músicos locales tenían su espacio. ¿Para qué servía esta ley de la cual Macri, por decreto, quitó los principales artículos? Para la expresión cultural y social de cada ciudad. Allí viví y trabajé cinco años siendo productora general de la radio, si bien lo que más me gusta es la producción, también conducía programas. Además, me dediqué a la comunicación institucional en el área de prensa de la Municipalidad. Pero siempre mi pasión fue la rama periodística de mi carrera. Luego decidí irme a vivir a Buenos Aires donde comencé a trabajar como cronista en El Destape Radio y posteriormente, desde el inicio de la pandemia, pasé a producción.

Hasta el año pasado estuve en el programa «Maldita Suerte» que conduce Matías Colombatti y «Volver Mejores» con la conducción de Dady Brieva. Este año comencé a la mañana en la producción del programa de Roberto Caballero («Caballero de Día») y también estoy produciendo el programa «Borroni Cuenta Nueva» que conduce Fernando Borroni por la AM 990.

Tuve la dicha de sentirme siempre feliz y cómoda en mis lugares de trabajo, no solo por las tareas en las que me he desempeñado sino por la calidad humana de cada compañero y compañera. Desde Areco hasta Buenos Aires me ha tocado trabajar con enormes profesionales, pero, por sobre todas las cosas, sensibles y maravillosas personas, de una calidad humana que no siempre se encuentra y que considero fundamental para poder desarrollar bien la actividad.

"TRABAJO CON ABSOLUTA LIBERTAD"

¿Cómo se trabaja en la producción de una noticia?

–Estoy en programas diarios que requieren que estemos detrás de la agenda de los temas del momento, que no significa que sea la agenda de los grandes medios sino de lo que está ocurriendo. A lo largo del camino profesional se van tejiendo lazos con actores de la sociedad, con vecinos y vecinas, con organizaciones sociales, con dirigentes políticos, y un periodista y/o productor recibe estímulos y comunicaciones cotidianamente. No se puede abarcar todo y siempre se elige qué contar. Es tan importante lo que difunden los medios de comunicación como lo que silencian, aunque en los tiempos que corren la censura a veces no solo actúa mediante la amputación sino por la sobreinformación a la que estamos expuestos y también por las famosas fake news que no son más que mentiras que logran instalarse como verdades absolutas. Hay hechos concretos, los hechos que suceden a diario son hechos fácticos, pero siempre la narración del periodista estará atravesada por su subjetividad; toda información será abordada por el punto de vista de quien lo cuenta; yo puedo poner énfasis en un aspecto del hecho en cuestión y otra persona poner el foco en otra particularidad del mismo suceso, lo cual no está mal. Si hay que describir un objeto que es blanco con círculos negros quizás yo puedo explayarme sobre los círculos y otra persona sobre el fondo blanco, pero no podemos dejar de decir que es un objeto blanco con círculos negros. La malicia aparece cuando se distorsiona, se miente o se oculta, cuando se ven círculos rosas o cuando el blanco no se nombra. Y como ciudadanes debemos estar atentes. En las sociedades hipermediatizadas de hoy en día y con el suceso de las redes sociales es importante que dudemos y cotejemos. La producción de una noticia depende de varios factores: qué queremos contar y cómo lo queremos contar. Priorizo la producción de noticias que afectan directamente los derechos y las necesidades del pueblo, así como están quienes pueden priorizar las noticias que afectan los intereses financieros de grandes empresas. Y a partir de ese posicionamiento, en mi caso particular que es la producción de entrevistas radiales, interactúo con especialistas, organizaciones o referentes de distintos espacios gremiales o políticos que puedan brindar testimonio.

¿Te perjudica o favorece estar en un medio que tiene una ideología definida?

–Me favorece cuando esa ideología es la que comparto. Creo que es lo que más valoro de mi actualidad profesional. Poder dedicarme a mi actividad haciendo y diciendo lo que pienso, manteniendo mis convicciones y con mis utopías. Trabajo con absoluta libertad y asumiendo la responsabilidad social que conlleva el oficio.

Dame tu visión sobre el periodismo actual

–Quizás me adelanté con esta respuesta en preguntas anteriores. Primero diferenciemos «periodistas» y «empresarios en medios». En general veo que el periodismo existe, pero muchas veces no tiene la llegada que debería tener. Hay muchas radios comunitarias y medios que asumen el compromiso social del que antes hablaba. Sin embargo, con la concentración de medios de comunicación en manos de empresas que responden a los más grandes intereses económicos nacionales e internacionales, no hay periodismo ni libertad de prensa, hay libertad de empresa. Los contenidos siempre estarán sujetos a esos intereses. Estamos acostumbrados a asociar la «censura» al poder político cuando en realidad la censura es propia de cualquier poder. Y en las sociedades actuales el poder real suele estar asociado al poder económico, entonces desde sus usinas manipulan y extorsionan cuando el poder político no va en la dirección del poder económico al que representan. Por otra parte, este debate que venimos siguiendo en Argentina desde hace años acerca de si existe el «periodismo independiente»; claro que no existe, la pregunta sería: ¿independiente de quién o de qué?

Se ha descalificado continuamente a los y las periodistas que decían desde qué lugar hablaban, por ejemplo, en aquellos años del programa televisivo 678. Bueno, creo que no tenemos que olvidar que el día del periodismo se celebra el 7 de junio precisamente porque ese día, en 1810, comenzó a circular la Gaceta de Buenos Aires impulsado por Mariano Moreno y que fue un órgano de difusión de las ideas patrióticas. Quienes se dicen independientes quizás sean independientes de ciertas ideas patrióticas y más dependientes de intereses extranjeros, para pensar…

¿Qué opinas del llamado "periodismo de guerra" como lo definiera Julio Blanck?

–Lo admitió y en buena hora, creo que ha sido así. Se vivieron años de ataque permanente desde las grandes empresas de comunicación hacia un gobierno que había asumido con el 54 % de los votos, con el objetivo de desgastar y crear un clima social que finalmente fuera sofocando un proyecto político que amparaba los derechos y necesidades del pueblo en pos del posicionamiento de un gobierno neoliberal que finalmente llegó al poder en 2015. De todas formas, ya está comprobado que 5 tapas de Clarín no sacan a Cristina Kirchner del centro de la escena política, pero este «periodismo de guerra» sumado al Poder Judicial y al poder de los grandes grupos económicos, lo que hoy conocemos como Lawfare, socavan la democracia y cualquier medida popular que se tome desde el poder político. Mientras te respondo estoy pensando que, en verdad, no sé si es adecuado el concepto «periodismo de guerra», porque eso no es periodismo… «empresas de comunicación de guerra» quizás sería más acorde.

Esa división del periodismo ¿en qué afecta a la información para el ciudadano "de a pie"?

–Y… así las cosas… el ciudadano de a pie tiene que asumir finalmente una tarea que no le correspondería: la de cotejar, verificar, chequear… que en realidad son responsabilidades propias del periodista. Pero la ciudadanía debe hacerlo para poder, por ejemplo, ejercer libremente el derecho al voto. No se está eligiendo autoridades libremente cuando se hace en base a información falsa. Días atrás ocurrió algo con Ofelia Fernández. El diputado Espert compartió en redes una placa con una foto de la legisladora y una frase que se la atribuían pero que ella no había dicho; la frase decía: «Creo que estoy capacitada para ser Presidenta», y continuaba. Al compartir esa imagen Espert, nada menos que un diputado, un representante del pueblo en el Congreso, escribió: «Es muy fuerte». Luego, Ofelia lo desmintió y sentenció en redes: «Espert es diputado y piensa que porque haya una frase al lado de una foto mía es automáticamente cierta». Lo traigo como ejemplo porque creo que refleja o ilustra algo que sucede a diario, y además que alguien con responsabilidad institucional comparta esto agrava aún más el escenario. Hay mucha información contaminada y muchas mentiras circulando y la ciudadanía debe estar atenta. Porque es muy sencillo instalar una mentira, lo difícil es luego derrotarla, pero además estas circunstancias afectan la vida democrática creando un sentido común, el peor de los sentidos, en base a falsedades o manipulaciones, que, en última instancia, termina perjudicando el desarrollo social.

¿Cuáles son las condiciones básicas que debe tener un buen periodista?

–»Para ser buen periodista hay que ser buena persona», decía Ryszard Kapuscinski. Y es una de las frases que siempre me repetía mi admirado y queridísimo profesor de la Facultad y director de tesis Juan Pablo Sarkissian. Sensibilidad, compromiso social y honestidad intelectual creo que son las características indispensables que hacen que alguien sea un buen periodista. Contarle siempre a la audiencia desde qué lugar uno habla creo que es un compromiso ineludible. En lugar de repetir la trillada frase de «periodismo independiente», muches deberían reclamar un «periodismo honesto».

Otra de las condiciones es el coraje. El periodismo es una profesión de riesgo, de hecho, hay corresponsales de guerra. Para mí el periodismo se plasma en un nombre: Rodolfo Walsh. En su carta a la Junta Militar, él termina diciendo: «Sin esperanza de ser escuchado, con la certeza de ser perseguido, pero fiel al compromiso que asumí hace mucho tiempo de dar testimonio en momentos difíciles».

“EL MAESTRO VICTOR HUGO”

¿Podríamos nombrar algunes periodistas que te interesen y por qué?

–La verdad es que admiro a muches y no quiero dejar a nadie afuera, sería muy injusta. Juan Pablo Sarkissian, el profesor que antes mencioné que ejerce también como periodista, ha marcado mi vida con sus enseñanzas, un docente de lujo y también un laburante, con convicciones, con las palabras justas y siempre acompañando la lucha de trabajadores y trabajadoras. Aprendí mucho de él, no solo teoría sino la práctica del periodismo.

Víctor Hugo Morales, un maestro, no solo porque es alucinante escucharlo, porque siempre nos invita a reflexionar sino además por su sencillez y calidez. Lo conocí un día que fui a Continental a llevar una producción que había hecho como un reconocimiento y gratitud de lo que para mí representa. Me recibió como si nos conociéramos, y desde entonces nació una amistad. Él también tiene las palabras justas cuando le consulto algo y me marca el rumbo. Víctor Hugo escribió un libro que se titula «Un grito en el desierto», y lo elijo a él una y otra vez por ese grito tan necesario que representa las voces de un pueblo que persigue la igualdad de oportunidades.

César Ferri, con quien tuve el gusto de trabajar y fundar una radio, con quien di mis primeros pasos y de quién tanto aprendí del mundo maravilloso de la radio. Pido disculpas porque no quiero aburrir, pero no puedo dejar de mencionar a Roberto Caballero y Fernando Borroni, con quienes trabajo, pero a quienes sigo desde antes de tener la oportunidad de ser parte de sus programas. También me gusta escuchar los editoriales de Eduardo Aliverti, siempre me ayudan a analizar la coyuntura. Carlos Del Frade es otro enorme periodista de investigación, además de tener actualmente una responsabilidad política como legislador. Y leo cada domingo a Horacio Verbitsky.

Cynthia Ottaviano, Liliana López Foresi, Nora Bär son periodistas que admiro y sigo por sus conocimientos, investigaciones y la responsabilidad con la que ejercen la profesión.

¿Cómo verificas la certeza de una información? ¿Cómo se esquivan las “fake”?

–Chequear, chequear y chequear. Me caracterizo por dudar ante todo lo que veo, leo y/o escucho. ¿Es bueno vivir trabajando así? Y, no lo sé, no creo. ¿Inseguridad constante? Sí, el signo de nuestros tiempos ante todo lo que circula. Si algo me genera ruido lo mejor es ir a la fuente, siempre, y consultar, corroborar. También hay que tener cuidado con las frases fuera de contexto. Es muy usual y cambia el sentido absoluto de lo que la persona quiso decir. Por ejemplo, en la radio escribo gacetillas de las entrevistas realizadas en el programa y soy muy rigurosa y estricta en eso. Entonces, siempre verifico la información yendo a la fuente, esto es, hablando con los actores implicados en los hechos, yendo a los documentos, ya sean proyectos de ley, comunicados, resoluciones oficiales.

¿Qué noticia de los últimos tiempos te intereso más producir?

–Me gustó producir una entrevista con Pepe Mujica en plena pandemia durante el 2020. Cuando la vida se había vuelto exclusivamente virtual, hicimos un ciclo con Fernando Borroni a través de streaming y allí tuvimos la posibilidad de conversar una hora con el Pepe. El detrás de escena y la preparación de la nota es lo que más disfruto. Fue un hermoso proyecto que llevamos adelante durante el confinamiento, breve pero interesante. También entrevistamos a Teresa Parodi, siempre es un gusto escucharla. En realidad, muchísimas veces la contacté por entrevistas, pero recuerdo particularmente un día, en Radio Pampa en San Antonio de Areco, la llamamos directamente sin previo aviso y nos atendió y salió al aire. Era el mismo día que iba a jurar como ministra de Cultura de la Nación. Nos dijo «los tengo que dejar porque estoy yendo al acto de jura». Fue emocionante poder contar con ese testimonio un día importante en una radio local. Y la primera voz que se escuchó en Radio Pampa, el primer día que la emisora comenzó a transmitir, fue la de Estela de Carlotto. Terminamos llorando.

¿Cómo ves la actualidad del país desde el lugar de "lo que vendrá"?

–Creo que nos tocaron vivir tiempos muy difíciles con una pandemia inédita con la que ahora aprendimos a convivir, pero que fue muy dura y traumática al comienzo, y no debemos olvidarlo. Esto no justifica que el gobierno actual no deba tomar medidas que vayan en dirección de la redistribución de la riqueza, al contrario, creo que urge la necesidad de asistir a los sectores más vulnerables, más aún luego de los momentos difíciles que nos han tocado. Me parece que hacen falta medidas contundentes desde el gobierno para solucionar el gran problema de la inflación y para que las y los trabajadores recuperen poder adquisitivo. También creo que hay que destacar las cosas que se han hecho bien, por ejemplo, la rápida inversión en salud ni bien comenzó la pandemia cuando este gobierno asumió sin tener un Ministerio de Salud. No me olvido de que Macri nos dejó sin Ministerio de Salud y así nos tocó enfrentar un virus desconocido que puso en jaque al mundo. En relación a «lo que vendrá», pienso dos cosas: por un lado, me parece que está bien el debate al interior del Frente de Todos y es algo que ocurre y debemos abordarlo en los medios de comunicación. Sin embargo, mientras hablamos de este tema, dirigentes de la derecha y funcionarios del gobierno anterior están anunciando, sin pelos en la lengua, todo lo que harían, como cuando Macri dijo tiempo atrás que hay que privatizar Aerolíneas Argentinas, nuestra línea de bandera gracias a la cual por ejemplo hemos repatriado a quienes habían quedado varados en otros países durante la pandemia y con la que hemos viajado simbólicamente los 45 millones de argentinos cargades de esperanza para buscar vacunas, esa aerolíneas que nos permitió realizar «el viaje por la vida», tal como lo describió Víctor Hugo en ese relato emocionante cuando despegó el primer avión hacia Rusia.

En definitiva, creo que es necesario que los sectores que conforman el gobierno exterioricen el debate y se pongan de acuerdo de cara al 2023. Pero es imprescindible que en los medios de comunicación no desatendamos lo que, mientras tanto, la derecha dice que hará en el caso de ser gobierno. Si ahora falta redistribución, ¿qué pasaría si vuelve a gobernar el neoliberalismo? Creo que no hay que perder de vista las consecuencias que traería ese modelo nuevamente en poder con una deuda de 45 mil millones de dólares con el FMI y la compleja situación social postpandemia macrista y postpandemia de covid.

¿Qué opinas del avance del Poder Judicial por sobre los otros poderes?

–Es indignante y da impotencia. El Poder Judicial actúa como un partido político, y les ciudadanes no podemos ni siquiera elegir sus miembros. Así como no existe el periodismo independiente tampoco existe un Poder Judicial independiente. Macri gobernaba por decretos de necesidad y urgencia y no pasaba nada, hacía y deshacía como quería. Fue así como, entre tantas otras cosas y hablo de mi profesión, arrasó con Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, ¿dónde estaba el Poder Judicial ahí?. Ahora, cuando el Presidente Alberto Fernández dicta un DNU que declara esenciales las telecomunicaciones, allí está firme este Poder para suspenderlo. ¿Se entiende por qué actúa como un partido político?

Si tuvieras que armar un programa con los mejores periodistas argentinos, ¿Quiénes estarían?

–Es tan amplia la gama y los matices que podrían aportar todes los que se me ocurren que no quisiera ser injusta a la hora de citar algunos y omitir otros, pero, sin dudas, el conductor sería Víctor Hugo Morales.

"… OJALÁ HAYA MUCHOS GUSTAVO (PÉREZ RUÍZ) EN PERGAMINO"

¿Cuánto sabes del periodismo pergaminense? ¿Me podés dar una visión?

–La verdad es que estoy un poco desconectada en cuanto al contenido diario de los medios locales ya que no vivo en Pergamino desde el año 2003 aunque por supuesto viajo siempre que puedo a visitar a mis amigas y familia. Considero muy valioso el periodismo pergaminense porque es el canal más próximo con los vecinos y vecinas de la ciudad en el día a día. Creo que ha crecido mucho en cuando a la diversidad, hay más portales de noticias, más radios, y eso siempre enriquece la democracia con pluralidad de voces, miradas, matices. En cuanto a la producción radial conozco a Esteban Alberico que hace un maravilloso trabajo en la ciudad. Y como conductor admiro mucho a Gustavo Pérez Ruiz, lo respeto y lo considero un enorme profesional, ojalá haya muchos Gustavo en Pergamino.

¿Un sueño a cumplir?

–Que mi trabajo aporte un granito de arena en la construcción de una sociedad más justa e igualitaria.

¿Proyectos?

–Mis proyectos están relacionados con los medios de comunicación, pero particularmente con la radio que es lo que más amo. Mi idea es poder vivir siempre con esa pasión a flor de piel, que habita en el aire y en la magia de la radio. Así que aquí estoy pensando ideas continuamente, buscando espacios, siempre en Argentina, que es el lugar que elijo para seguir desarrollando la profesión.

Jorge Sharry

Compartir en: