VIRUS Y UN POCO DE VERDAD

La guerra de Las Malvinas. Lo digo y el recuerdo atraviesa el cuerpo, como un rayo y un relámpago, en ese orden, aquí invertida la secuencia natural. Primero el ruido y luego la luz, un poco de luz que ilumina las sombras de la noche oscura que se vivía en estos tiempos. La luz que trae la música.

De ese momento, de ese tiempo confuso, difuso, como todo lo que sucedía, los recuerdos son fragmentarios, partidos en partes que luego como rompecabezas se arman, luego cuando se pudo hablar y debatir, recién allí la posibilidad de saber para muchxs, de construir un saber.  La información no estaba al alcance de todxs y la que había no reflejaba lo que sucedía. La manipulación, el ocultamiento junto a los actos crueles eran la moneda corriente con la que se pretendía comprar la permanencia en el poder. El impacto y algo de verdad posterior fue posible en ese momento porque algo pasó, como quien hace pasar algo de un lado al otro, y eso pasó por la música. Digno puente de amor que ilumina haciendo ver las oscuridades.

La música. Recuerdo y tomo una de esas canciones para este breve texto. Sus autores e intérpretes, el grupo Virus, quienes deciden no participar del «Festival de la Solidaridad Latinoamericana», que fue apoyado por el gobierno militar y una decisión política y ética de no apoyo y de no consentir con lo que Virus, sus integrantes, sí sabían que sucedía, y lo sabían en sangre propia, uno de los Moura, Jorge, estaba desaparecido. Jorge Moura, militante del ERP y hermano de los músicos Federico, Marcelo y Julio, y así lo dejaron manifestado en varias canciones de Recrudece, el disco que editarían poco después de la guerra. Una de ellas es esta, donde cantan (¿cuentan?) que fueron invitados «a un gran banquete» para el cual se «han sacrificado jóvenes terneros para preparar la cena oficial»[i].

Virus grita suave y profundamente, cala hondo con su decir, dice del uso de la dictadura cívico militar eclesiástica sobre Malvinas. Hay muchos otros ejemplos de lo que no pudo ser dicho de un modo y fue dicho a través de la música, pasado a través de las canciones. Elegí está de una banda que representa mi adolescencia y mi encuentro con la música argentina cuándo el totalitarismo empezaba a caer y volvían los escenarios y espacios públicos a ser poblados y a inundar las calles nuevamente, que ya no eran las mismas y nunca lo serían, nos faltaban muchxs, y para siempre.

La dictadura se terminó de ir con la sangre de los jóvenes asesinados en Malvinas, también nos faltan ellos.

Griselda Enrico

El banquete[ii]

Nos han invitado
A un gran banquete,
Habrá postre helado,
Nos darán sorbetes.

Han sacrificado jóvenes terneros
Para preparar una cena oficial,
Se ha autorizado un montón de dinero
Pero prometen un menú magistral.

Es un momento amable
Bastante particular,
Sobre temas generales
Nos llaman a conversar.

Los cocineros son muy conocidos,
Sus nuevas recetas nos van a ofrecer.
El guiso parece algo recocido,
Alguien me comenta que es de antes de ayer.

Pero ¡cuidado!
Ahora los argentinos andamos muy delicados
De los intestinos…

Virus

Los Moura, en épocas felices. Jorge, de bigotes, a la derecha en la fila del medio. Federico, de pelo largo, a la izquierda. Ambos hermanos ya no están.

[ii]Virus – El Banquete (Badia y Cia 1988)

Compartir en: