JOHNNY TEDESCO, EL GRAN ROCKER ARGENTINO

El “Rock del Tom Tom” lo compuse y escribí cuando tenía 14 años”.

Allá por los 60, cuando Elvis brillaba en Estados Unidos y su música hacia bailar al universo entero, por estos lares apareció un jovencito (16 años) que compuso y grabó el primer rockabilly en castellano, al que muchos le dan el justo lugar de «piedra basal» del rock and roll «argento». Rubio, de profundos ojos azules y con movimientos que despertaban esa energía diferente que señalaría los sonidos de la década que comenzaba y venia despertando euforia desde fines de los 50.

Se llamaba y se llama Johnny Tedesco y su éxito arrasador fue mucho antes de que ingresara al icónico programa televisivo «Club del Clan». Johnny ya era el gran rocker argentino, hoy reconocido por todos los artistas que han merodeado el género (grabo con Nebbia, Gabis, Lebón y se abrazó firmemente con Gustavo Cerati, además de la admiración que despertó en Spinetta y muchos más).

Grabo todo tipo de temas, nunca dejo de hacer su música y ahora muy cerca del blues; aunque el rock sigue «temblando» rítmicamente en su voz. Fue el primero, sin dudas y hoy sigue tan vigente como en aquel momento para todos los amantes del buen blues y el rock and roll, siempre rock.

Lo entrevistamos y conversamos con el sobre ese largo camino que llevo a Luis Alberto Spinetta a darle el «bastón» fundacional del rock nacional cuando aseguro que «Johnny Tedesco fue quien grabo el primer rockabilly en castellano compuesto e interpretado por él, el primero de todos…».

Consideramos "El rock del Tom Tom" como el primer rock and roll (rockabilly) en castellano ¿Cómo surge?.

– El rock del Tom Tom lo compuse y escribí cuando tenía 14 años. En el poco tiempo libre que disponía me sentaba a tocar mi guitarra. Es que me levantaba temprano para ir a trabajar a un taller donde se fabricaban transformadores y aparatos de 12 a 220 volts. Al mediodía almorzaba en casa, muy cerca del taller, y podía tocar un poco. Después de trabajar viajaba en colectivo y tren para estudiar el secundario en la escuela nocturna. En esos lapsos y el fin de semana surgió el «Rock del Tom Tom», inspirado en los rockabilly que mi ídolo Elvis (Presley) cantaba.

LA MIRADA DE MEJÍA Y BUCHINO.

¿Cómo aparece la vocación y como accede a cantar para el público Johnny Tedesco o aquel Alberto Soria?.

– Los domingos participaba en un programa llamado «Estampas y Variaciones» donde cantaba con mi guitarra. Hugo de Bruna, mi tío, era el coreógrafo del programa y me alentaba a cantar bailar y tocar instrumentos como armónica, guitarra, etc. Me presentaban con el nombre de Balder. Como hijo de padre cantor de tangos y madre boleros, me era natural emitir la voz. Gracias a eso podía apreciar y comprender a Elvis, Johnny Cash, Gene Vicent, Bill Halley, etc. El director de RCA VICTOR me vio por TV y averiguo mi dirección, enviando a una persona a citarme en los estudios de la grabadora y ahí empezó todo.

¿Y cómo surge el seudónimo Johnny Tedesco?.

– El disco «Vuelve primavera» y «Rock del Tom Tom» sonaba en todas las radios a una semana de grabar, pero nadie anunciaba al cantante, ya que no tenía nombre aún. El disco tenía miles de pedidos para la venta y yo no tenía nombre artístico. Ricardo Mejía, director de la empresa, buscaba mi nombre entre los apellidos familiares y sobrenombres que llamaban en familia o en los barrios que viví. Pero quien eligió fu Víctor Buchino, director musical del sello. Él fue quien me tomo la prueba y eligió el «Rock del Tom Tom» para acompañar al disco como lado B.

EL CLUB DEL CLAN Y DESPUÉS…

Contame aquellos años con El Club del Clan y el nacimiento del "Rey del suéter".

– El Club del Clan fue un elenco de intérpretes que pertenecían al mismo sello grabador. Yo, comúnmente, concurría a la empresa vestido con mis sweaters. La idea surge cuando en una sesión de fotos vestí una seriada de mis sweaters, a lo que Leo Vanes que trabajaba en prensa de la grabadora y Mejía me sugieren que me presente así en TV. Mi enorme sorpresa fue calmándose cuando Mejía me muestra a Elvis en sweater y Leo dice que sería original que me vean así en revistas tv y shows. O sea, tenía que vestir lo que naturalmente ya usaba. A partir de esto surge el apodo «El Rey del Sweater».

Después del Club del Clan, vinieron canciones como "Era un muchacho como yo…" o "Lady Jane" de los Rolling que cambio algo el estilo ¿Cómo fue esa búsqueda?.

– Muchos cantantes incursionaban diferentes estilos y entre ellos, Elvis, que no fue ajeno a hacerlo. Los Stones y los Beatles me gustaron siempre rockeando y las versiones melódicas confirmaban que el Rock era extenso en toda su variedad. Versiones como «Lady Jane». Eran días que los vientos de guerra en Vietnam te llegaban fuerte y quise grabar «Era un muchacho que, como yo, gustaba de los Beatles y Rolling Stones», como testimonio de protesta ante el envío de tropas de jóvenes pacifistas a una guerra que, como todas, eran y son insensatas.

¿Cómo fue grabar "Poema de amor" y "El titiritero" en muy buenas versiones antes que Serrat las popularizara?.

– «Poema de amor» y «Titiritero» las grabé rendido a la letra que acompañaba la canción, aunque sabía que no las cantaría en vivo en ningún show, lo hice en agradecimiento a su belleza.

Hablame de tu experiencia en el cine, no solo con la del "Clan", sino con Niní Marshall y Verdaguer en "Cleopatra era Cándida", por ejemplo.

– Mi experiencia en cine fue muy divertida. Jamás vi mi carrera como actor, más allá de las sugerencias de directores de cine y teatro. Siempre admiré a los actores de teatro y cine y mi profundo respeto a tan noble vocación. ¿Cómo no divertirme con Juan Verdaguer y la adorada Niní Marshall? Ese elenco de «Cleopatra era Cándida», con integrantes como Tito Lusiardo, Amelita Vargas, Estela Molly, Tristán Díaz Ocampo y Vicente Rubino. Me hacían sentir feliz, disfrutándolo.

EL PRIMER ROCKABILLY EXITOSO, EL PRIMERO DE TODOS.

¿Qué significaba por aquellas épocas hacer rock and roll en castellano, desde qué lugar lo hacías, más allá del impresionante éxito que tenías en la juventud?.

– Antes de llegar a grabar, escuchaba los grupos mexicanos que nos mostraron las canciones que tanto nos gustaban en inglés, versionadas en castellano. El rock es lo que me representaba y me representa desde siempre. Es como mi ADN musical.

¿Fue Johnny Tedesco el primero de todos en hacer rock en castellano como siempre sostuvo el mismísimo Spinetta?.

– No. En Argentina ya cantaba rock Johnny Carel, Rocky Pontoni, Marty Cosens, el gran Tony Vilar, Ricky Montana y tantos más que eran intérpretes de covers de canciones famosas de USA o Europa. Aunque hubo antes autores y compositores argentinos de rock. Yo soy quien graba el primer rockabilly exitoso, siendo autor, compositor e intérprete de esta, vendiendo 460.000 discos en las primeras semanas. Hasta ese momento nadie lo había hecho. De modo que a lo que se refiere Luis Alberto es esto, y como sabedor e investigador lo afirma con total razón.

Tuviste siempre una relación respetuosa con el llamado rock nacional hasta haber grabado con Claudio Gabis y Lebón ¿Cómo definirías ese estilo que ya no era como el rock and roll que, hacia Elvis, por ejemplo, o vos mismo?.

-Mi relación con el Rock es con los músicos en todos sus estilos, sean de la corriente musical que expresen y también por su admiración expresada sobre mi estilo y música. Esto es un halago que me sorprendió al escuchar sus confesiones acerca de mí, mientras que yo admiraba sus obras. Caso Gustavo Cerati, el mismo Luis Alberto, Willy Quiroga, Javier Martínez, Fabiana Cantilo, Claudio Gabis, Black Amaya, etc. y tuve el orgullo de tocar con ellos.

En los últimos años tuviste una inclinación a hacer muy buenos blues ¿en que se unen el rock and roll y el blues?.

– Sin dudas comencé con el rockabilly bien directo y crudo, pero claro que la influencia afroamericana está presente, algo que los blancos aún no han reconocido lo suficiente.
Desde niño me gustó el country y amé el blues. Escuchaba atentamente las canciones que sonaban como «Sixteen Tons», «Fever», «Summertime».
Bluseros como Lowell Fulson, Mudy Waters, Robert Johnson, nuestra Blackie, Lona Warren, etc. Pero no hubiera podido grabar blues en aquellos primeros días porque mi contrato se confeccionó como rocker en todas sus expresiones.
Las bases del rock&roll son de blues sin dudas.

¿Cómo te sentís acompañado musicalmente por tu hijo Alan Vega?.

– Que Alan Vega comparta escenario conmigo es una bendición de Dios. Es mi productor discográfico, coautor, director y arreglador musical de mi banda. Alan es un fenómeno talentoso dicho por músicos renombrados, un enorme guitarrista, bajista, armoniquista y gran cantante. Como padre es mi orgullo total. Su última grabación «OJOS ABIERTOS» es un verdadero hit que integrará su disco como solista.

Hay un muy buen disco que grabaste, me parece que en Venezuela o algún país latinoamericano y que trae muy buenos temas como “Soy Latinoamericano”, “Porque yo fui el primero”, “La tierra de Dios”, “Muchacha del rio ¿Dónde estás?” y otros ¿Cómo surge ese proyecto y donde fue grabado?.

– Este proyecto comenzó aquí en Argentina y finalizó en Caracas, Venezuela como consecuencia única de una gira pactada y contratada con anterioridad. Las canciones las fui creando en hoteles. Conecté con una excelente banda, «Los Supersónicos» en la hermosa Caracas, a quien dediqué una canción en ese disco.

“… LO QUE QUEDA SON LAS CANCIONES”.

¿Aquellas manifestaciones de miles de personas (en alguna he estado, siendo muy chico, en Pergamino, cuando vinieron con todo el elenco del programa “El Club del Clan”) que prácticamente no te dejaban salir a la calle, cuando eras un ídolo muy joven todavía, ¿Qué recuerdos te dejaron?.

– Los momentos vividos son únicos e inolvidables. Llenos del amor del público seguidor de mi carrera. El precio de la fama se paga y es muy fuerte, difícil tener intimidad, disfrutar de un cine o teatro, salir a cenar con amigos caminar por las calles etc., pero jamás podría quejarme por sentirme querido y respetado como artista. Es lo más gratificante para mí. Los amé, los amo y seguiré amándolos, agradeciéndoles eternamente…

¿Cuál es la razón de la permanencia de muchas canciones como “Vuelve Primavera” y otras, y la del cantante a través del tiempo?.

– El cantante trasciende por las canciones, su repertorio, su interpretación, su estilo y estética, desde la voz y los escenarios pero, el personaje pasa por la vida y lo que queda son las canciones. Las canciones siempre estarán.

¿Cuál es tu presente y futuros proyectos?.

-Mi presente es la música. Los proyectos son realizados en las grabaciones y shows. En ellas me reconozco como intérprete de mis creaciones o en canciones de otros autores. En una de mis últimas creaciones digo:

“Puedo andar seducido buscando un sonido
Puedo andar distraído con un rock’n’roll.
Y a esta altura ya es el único camino
A esta altura ya no lo quiero cambiar.
Soy el resultado de mi historia de vida
Soy como un guerrero en la victoria final
Y las heridas que marcaron mi destino
Son cicatrices que no las voy a olvidar.
Voy a lo simple
No hay tiempo para la discusión
A la mañana un café
Y a la noche un buen vino”

Más claro imposible amigo…este soy yo hoy.
Y vos lo sabes.
Espero que esto te sirva para la publicación. Abrazo.

Abrazos, Johnny, mi respeto y admiración.

Jorge Sharry

Johnny Tedesco - Voy a lo Simple

Johnny Tedesco - Rock del Tom Tom

Compartir en: