LOS 50 AÑOS DE UN “HOMBRE DE TEATRO”, NEME CARENZO EN TODO SU ESPLENDOR

“En los 70, combinaba la militancia política con el teatro y tenía la soberbia de considerar que estaba ‘dotado’ para la actividad, desconociéndola en su totalidad”

Foto © Laura Riera.

Con una breve anécdota ocurrida allá por 1970, el excelente actor local, José Antonio “Neme” Carenzo, resume su llegada al teatro, sin dejar de lado ciertos ribetes cómicos que tienen que ver con aquella adolescencia. De eso pasaron ya 51 años y Neme sigue firme sostenido en el escenario como un ejemplo de lo que es ser un “hombre de teatro”, en todas sus actividades y acepciones.

El año pasado no pudo festejar sus Bodas de Oro con la escena en forma presencial, por la maldita pandemia que sufrimos todos, pero este año presento un video muy bien logrado en donde relata su trayectoria poniéndole emoción a cada palabra que define su pasión.

Aquí celebramos los 50 años de teatro de Neme y presentamos ese video, pero también le preguntamos al actor algunas cosas que teníamos ganas de saber y que hacen a su historia… y, tranquilos, que Neme ya está rumbo a la celebración de su presente y futuro como uno de los más importantes integrantes de la historia del teatro independiente de esta ciudad “crecida entre maizales” o “fenicia” como le gustaba decir al periodista Héctor Del Giudice, pero que tiene en su haber unos de los mejores movimientos teatrales del territorio bonaerense.

Contanos como se elaboró el video que vamos a presentar en La Banquina pero que ya tiene difusión pública, con qué motivos y detalles de la filmación.
En enero de 2020 me dije: este año, más precisamente el 13 de junio, cumplo 50 años con el teatro, tengo que festejar, así surge la idea de reunir en una sola función a la gente que significo mucho en mi trayectoria, y en las obras que atesoro con mayor cariño. La idea de hacerlo presencial quedo sepultada por la pandemia y paso a grabarse todo y subirlo a las redes, tal como la situación ameritaba. Me comunique con Dany Fernández que se encargó de la filmación y edición del video, las luces a cargo de Facundo Cruz, y la dirección de Gustavo Bevacqua.

Grabamos una escena de cada década, reflejando también lo que ocurría a nivel nacional y local en el teatro en esos momentos; pinceladas para dejar testimonio, que sirviera de incursión para aquellos que quisieran indagar un poco más sobre el tema.

Elegí Convivencia del 80, los infantiles del 90, Terapia del 2000, Nuestra Señora de las Nubes, Rojos Globos Rojos, El otro y su sombra y El Ingles de la última década, la que considero como la de mayor producción en mi condición de actor.

Se filmaron las escenas y los textos en la sala de Habemus Theatrum y GAE, mis dos casas y obviamente con la gente como exprese más arriba que son hermanos que me dio el teatro, Jorge, Marta, Sergio, Gustavo, y en las voces de Luis y Pamela, amén de obvia participación de mis hijos Ernesto e Irene, quedo en el tintero, mis otros hijos Lucho y Fausto y los integrantes del GAE, bueno quedaran para el próximo video de mis otros 50 años.

Si no hubiera sucedido la forma casual (o causal) de tu inicio en el teatro, ¿qué pensás que estarías haciendo hoy?
En realidad, no sabría decirte a ciencia cierta porque no concibo mi vida fuera del teatro. Claro, esto es con el diario del lunes, no obstante, puedo arriesgar que me hubiera dedicado a la investigación de la historia (argentina, latinoamericana y mundial) o bien ser analista de política internacional. Y mi otro deseo como artista fuera del teatro es la de haberme dedicado a la danza.

Siempre comentas que no fue en las primeras obras donde lograste definir tu vocación ¿y qué es lo que te atraía del teatro en ese momento?
En los 70, combinaba la militancia política con el teatro, y me atraía, la posibilidad de mostrarme y, como digo en el video, la soberbia de considerar que estaba «dotado» para la actividad desconociéndola en su totalidad. Pero fue luego de 3 años de inactividad (por cumplir año y medio con el servicio militar, y después la actividad política), donde empecé a entender de qué se trataba la disciplina del teatro, y ya no me baje más de ese “tren” que me llevo en un viaje de 50 años y sigue.

¿Hay alguna puesta en escena que hayas considerado una bisagra en tu carrera como para decir un antes y un después?
Si bien en la respuesta anterior hago mención de la fecha por allá en la segunda mitad de la década del 70, elegir una obra seria mezquino de mi parte, porque el trabajo de Juventud de Teatro en ese momento era realmente titánico, ya sea llevando a escena producciones propias, armando y desarmando escenarios los fines de semana, trayendo espectáculos de afuera… en fin, creo que ese trajinar diario, esa militancia fue lo que me convenció de que mi vida transcurriría en esta disciplina y quizás deba mencionar a “Culpables o Inocentes?” N de la R. Juan Carlos Gene y Martha Mercader, por el contexto en el cual se dio y luego si como actor, la obra que me marco fue Convivencia (N de la R. Oscar Viale).

Si tuvieras que elegir solo cinco obras de las que hiciste en estos jóvenes 50 años, ¿cuáles serían y por qué?
Tal lo menciono en el video las escenas de las obras que, figuran ahí son las de mayor significado, «Convivencia» por lo dicho en la respuesta anterior y elenco de lujo para ese momento Jorge (Sharry), Fernando (Crespi), Claudia (Aiello), Rosana (Cura) y yo, «Un amor de Figuritas», creación colectiva donde trabaje junto a mis 2 hijos mayores Ernesto y Luciano, más 2 hermanos teatrales Marta (Lere) y Sergio (Cordero), «Terapia» quizás la obra que más represente y me permitió viajar a Colombia amen de divertirme muchísimo, «Nuestra Señora de las Nubes» por la calidad de la obra y que considero unos de mis mejores trabajos actorales junto a Marta y con la dirección de Facundo (Cruz), «Rojos Globos Rojos» porque me identifique con su texto, con el personaje “Cardenal” y, fue mi humilde homenaje a todos los actores independientes de esta ciudad, los que están, los que se fueron pero dejaron su impronta y los que vienen en camino, y por ultima «El Inglés» primera vez que trabajo con músicos en escena, cantantes y, fundamentalmente, con mi hija Irene… Perdón nombre 6… bue proceso inflacionario que le llaman (Ríe)

¿Hay alguna obra que hayas hecho que preferís olvidar? Y si es así ¿por qué?
Hice varias cosas que «mejor no hablar de ciertas cosas» jaja, pero tiene que ver con la inexperiencia, pero para cumplir con lo preguntado, diría «Julieta» (N de la R. Jorge Grasso), considero que fue un mal trabajo actoral, y una obra que era una telenovela berreta. Soy muy crítico de mis trabajos y un inconformista crónico, pero dejo esa obra como ejemplo.

Si tuvieras que formar un elenco a nivel local en el que deberían revistar tres actores y tres actrices ¿Cómo lo conformarías?
Te dispenso de incluir a quien en este momento te hace la nota jaja, para no incurrir en sospechas de falta de objetividad… pensemos en el resto.
Como actores elegiría a Sergio Cordero, Facundo Cruz y Ernesto Carenzo; como actrices Marta Lere, Luciana Cruz y Meme Santoro, y no es una cuestión «familiar» es que con todos ellos ya trabaje y me encantaría volver a las tablas porque tenemos muy buena química, aunque con Luciana lo hice cuando ella aún era muy joven (todavía lo es) pero ahora ya se transformó en una actriz de primer orden.

¿Hay alguna obra teatral que te haya quedado en el tintero y que te gustaría hacer aunque jamás la hagas por motivos de producción?
No podría mencionarte una obra en particular, pero hace muchos años vi «El Hombre Elefante» con Miguel Ángel Solá, y me dije, que trabajo impresionante de lo mejor que pude ver, y no tanto por la obra sino por el desafío actoral que implicaba esa obra, y también siempre tengo en mente llevar a cabo una adaptación de la tragedia griega «Las Troyanas», pero ahí en calidad de coordinador del trabajo, y no digo director porque no me considero como tal, en realidad mis trabajos han sido más de coordinación que de dirección, no me he formado como tal. Casi siempre, los cursos y talleres que tome estuvieron orientados a la actuación, por eso sería muy arrogante de mi parte considerarme un director.

¿Algún actor o actriz con el que no hayas trabajado a nivel local y te gustaría hacerlo?
Podría mencionarte a Pamela Lombari; nos conocemos hace mucho tiempo y solo una vez estuvimos con la posibilidad de realizar un trabajo en conjunto, pero no pudimos concretarlo. Además, si me gustaría trabajar con varios jóvenes (no tan chicos ya), que le dan una impronta nueva a la actuación, uno siempre tiene la posibilidad de seguir creciendo, trabajando con las nuevas generaciones, Vicky Lofiego, Ezequiel Gabella, por nombrar algunos solamente.

Una vez en un reportaje dijiste que el teatro es una droga ¿Cómo definirías esa adicción?
De la adicción a la droga tenés posibilidades de recuperarte, en distintos establecimientos ya sean públicos o privados, pero en la del teatro no. Cuando empieza tu cuerpo a sentir esa adrenalina que provoca el minuto antes de la función, o el placer inequívoco de encontrar o crear «la obra», aunque después el resultado no tenga nada que ver con lo esperado, es porque ya empezaste un camino sin retorno. El teatro independiente -lo sostuve  siempre- es una militancia diaria, va de lunes a lunes, porque terminada la función del domingo ya empezás a «molestar» a la gente para la próxima función, y ni te cuento si tenés una sala o espacio cultural donde se dan talleres, cursos, ensayos, y cuando no hay nada de eso, a buscarlo, pero siempre con la mente puesta al servicio de la actividad, dejas girones de tu cuerpo en el camino, y aunque la recompensa sea magra, la ilusión jamás se pierde, por eso del teatro independiente, no te recuperás.

A nivel nacional o internacional ¿podrías elegir un actor y una actriz que consideras ejemplo?
En realidad, no tengo actor o actriz que considere mi ejemplo. Si puedo decirte que hay actores que me han sorprendido cada vez que los veo trabajar en la actualidad: Luis Machín, Mercedes Morán, y más atrás en el tiempo Miguel Ángel Solá o Norma Aleandro, y a nivel internacional la lista sería muy larga.

Jorge Sharry

Compartir en:
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on print