REVISTA DIGITAL “IDENTIDAD CULTURAL” | ONCE AÑOS DE VIDA, SEIS MILLONES DE VISITAS

| Ricardo Luis Acebal |

Entre tantas y variadas publicaciones digitales dedicadas a las culturas indolatinoamericanas, una de ellas producida en Argentina se destaca por su calidad periodística, diversidad de materiales, amplitud y profundidad en el tratamiento de los temas, y belleza narrativa para contar  historias de nuestros pueblos.

Esa revista se llama IDENTIDAD CULTURAL y fue pensada y lanzada hace algo más de once años por Ricardo Luis Acebal y Eduardo Barneix, bajo el concepto de que la convivencia de los seres humanos es todavía posible si buscamos las soluciones a nuestros problemas recurriendo a los infinitos saberes de nuestros pueblos originarios.

El objetivo de comunicación se plasma con la palabra hablada, escrita, cantada, bailada, actuada. Toda manifestación y formatos de expresividad humana y artística encuentran vida en esta magnífica propuesta. Las dieciocho secciones de la página recorren noticias, notas, reportajes, diarios, revistas, radio, cine, libros, discos, danzas, escuelas, peñas, encuentros, cultura de municipios, pintura, dibujo, escultura, tango, pibes, pueblos originarios. Todo bajo el denominador común de la identidad cultural. Donde se respira, se vive, se aprende y se transmite identidad, está la revista.

El responsable de contenidos del equipo editor es Ricardo Acebal. Es el generador de esta escuela virtual que irradia saberes y emociones, hallazgos y descubrimientos, defensa y promoción de nuestras raíces, buscando pensamiento y voz propia en un puente entre el pasado y el futuro.

Es un conocido de Pergamino. En la década del 80 desparramó su capacidad como audiovisualista en los talleres en escuelas y espacios culturales organizados por dos imprescindibles de la vida educativa, cultural e histórica de nuestra ciudad: Ana Scarcella y Eduardo Vázquez.

Su vasta experiencia se resume en 40 años de maravillosa entrega a la docencia universitaria, la producción de 25 audiovisuales, el periodismo gráfico y la difusión de la música folclórica, costumbres, culturas aborígenes, ritos religiosos y fiestas populares en medios radiales con espacios propios y compartiendo sus saberes con comunicadores de la talla de Héctor Larrea, Blanca Rébori, Marcelo Simón, Roberto Vacca, Omar Cerasuolo y Luis Landriscina.

EL SENTIDO ACTUAL DE LA REVISTA

Nos cuenta Ricardo Acebal que “resulta difícil analizar el futuro de nuestra humanidad con optimismo. La pandemia de la que estamos saliendo, con millones de víctimas en el mundo, no parece haber dejado enseñanzas notables acerca de lo que los seres llamados humanos seamos lo suficientemente inteligentes como para advertir lo poco que somos como partículas del universo. No somos más que mínimas partículas cósmicas. No somos dueños de la tierra sino solo parte de ella”.

Contento por éstos once años de historia de la publicación y con tantas visitas interesadas en la página sostiene que “somos muchos los millones que podemos descansar por la noche sin necesidad de doparnos porque creemos como optimistas incurables que la humanidad no ha de ser el medio paso que le falta para caer en el precipicio insondable de su desaparición definitiva utilizando armas nucleares que su “inteligencia” creó”.

La banquina felicita al medio de comunicación hermano que nos ilumina en las temáticas que hemos elegido para este especial dossier sobre pueblo originarios. Invitamos a su rica lectura: www.identidad-cultural.com.ar.

Tecleas inicio y te encontrarás con el siguiente editorial de presentación cuando nació hace once años y la voz significante de Suma Paz enseñándonos que es la identidad.

¿QUÉ ES Y PARA QUÉ SIRVE LA IDENTIDAD NACIONAL?

«Es cierto que tenemos que sufrir escasez de dinero, paralización del comercio y agricultura, arrostrar trabajos y ser superiores a todo género de fatigas y privaciones; pero todo es menos que volver a uncir el yugo pesado e ignominioso de la esclavitud.»

José de San Martín (Mendoza, 31 de marzo de 1815).

Casi siempre quien no sabe de dónde viene termina no sabiendo hacia dónde tiene que ir. Los responsables de esta publicación estamos cansados de que nos digan que los argentinos (y demás hermanos de INDOLATINOAMÉRICA) no somos nada y que por lo tanto la única manera de poder lograr vivir mejor es «globalizarnos», o sea SOMETERNOS a los países que sí saben quiénes son, porque ellos sí tienen «cultura propia».

Hace muchos años ya que estamos permitiendo que nos confundan, diciéndonos por radio, televisión, prensa gráfica y TAMBIÉN EN LA ESCUELA (privada o pública):

1) Que no hablemos más nuestras lenguas originales (kechua, guaraní, mapuche, castellano…). La comida entregada en domicilio es «delivery», el almacén de ramos generales es «shopping» y podríamos seguir dando muchos ejemplos más.

2) Que no cantemos ni bailemos nuestra música y canciones (entre otras razones «porque son tristes»).

3) Que no celebremos más nuestras fiestas populares tradicionales (Carnaval, Pascua, cumpleaños y aniversarios familiares en nuestras casas, homenaje a nuestros símbolos nacionales y fechas históricas en el día que corresponda, sin importar si es viernes o lunes). A cambio de esas «antigüedades» celebremos la «noche de brujas» (halloween) hasta en las escuelas estatales…

4) Que es mejor la comida «de plástico», sintética y envasada al vacío y cocinada con microondas. ¿Qué es eso de andar comiendo guisos, locro, chipá o sopaipillas?

Hace demasiado tiempo que estamos permitiendo que nos cambien el alma con el pretexto de que con esa «adecuación a los nuevos tiempos» nos va a ir mejor en el «concierto mundial».

Hace muchos años que venimos aceptando mansamente que nos cambien la identidad, que nos convenzan de que la meta para todo ser humano que quiera progresar se materializa únicamente teniendo computadora, teléfono celular y toda clase de aparatos «digitales»…

…pero sin decirnos que son perfectamente compatibles las manifestaciones culturales propias con las tecnologías de última generación.

Hace ya demasiados años que venimos regalando la costumbre de respetar a nuestros viejos y reemplazando una forma de vivir basada en la SOLIDARIDAD, que nos hace interesarnos sinceramente por el problema del vecino…

¿A cambio de qué?

¿Acaso después de aceptar mansamente todos esos cambios a nuestra identidad TUVIMOS TRABAJO DIGNO, MEJOR JUSTICIA, MEJOR ATENCIÓN PARA NUESTRA SALUD? ¿TUVIMOS FUTURO?.

Aunque las cosas estén complicadas el problema es más fácil de resolver que lo que parece. Empecemos mirando para adentro, bien para adentro de nosotros mismos.

«Identidad Cultural» arranca así. El camino que comenzamos a andar seguramente será largo y a veces angosto y desparejo, pero estamos seguros de que vale la pena haber empezado a caminarlo.

Ricardo Luis Acebal – Eduardo Atilio Barneix.

Gustavo Pérez Ruíz

IDENTIDAD SEGÚN SUMA PAZ (DE "RETRATOS SONOROS")

Compartir en: