NOS ROBAN SOBERANÍA Y RIQUEZAS | ENTREVISTA A PABLO VASSEL

Malvinas es uno de los diecisiete conflictos de soberanía y colonialismo que quedan en el mundo. La guerra entre Gran Bretaña y Argentina librada hace 40 años alejó muy negativamente la posibilidad de recuperación de nuestras islas por la vía diplomática.

Hoy es una de las bases más militarizadas y nuclearizadas del planeta que habilita la presencia y el control geopolítico de la OTAN en el hemisferio sur, y le permite a Gran Bretaña el dominio, la apropiación y la explotación de un patrimonio de recursos y riquezas que nos pertenece a los argentinos.

Inglaterra desarrolla en Malvinas un gran polo económico que es competencia directa con los intereses comerciales marítimos y continentales de nuestra nación en el extremo sur territorial, y se prepara para proyectarse hacia el gran reservorio de agua dulce antártico. Pretensión y objetivo que se superpone con los derechos argentinos en el continente blanco.

La banquina entrevistó al abogado y ex Subsecretario de Derechos humanos de Corrientes, Pablo Vassel, denunciante hace quince años de la causa por delitos de torturas y crímenes de lesa humanidad cometidos por superiores militares a soldados que combatieron en la guerra, y que prueba la extensión del terrorismo de estado de la dictadura en territorio malvinense. El Dr. Vassel, que hoy dirige la Revista Digital Liberación, analiza en profundidad la realidad actual y el futuro geopolítico y estratégico de las Islas, a 40 años del conflicto bélico.

LB: ¿La guerra alejó el objetivo diplomático de recuperación de soberanía en las Islas?.

PV: Nada nos alejó más de la recuperación de Malvinas que la guerra. Había negociaciones diplomáticas. Entre los 60 y 70 Gran Bretaña, según informes oficiales, empezaba a cuestionar la lógica de mantener ese enclave tan lejos de su capital por los gastos en libras esterlinas que le costaba sostener. Los 1500 habitantes de las islas pertenecían a una economía agro pastoril y dependían de una empresa monopólica que les vendía todos los insumos y les compraba todo lo producido. Una población de muy bajos ingresos y muy incomunicados. La única comunicación era con el territorio continental argentino a través de la empresa de líneas aéreas argentina LADE de la fuerza aérea que había construido el aeropuerto, y los vuelos administrados por un delegado argentino. El estado pagaba docentes que enseñaban en una escuela bilingüe, se les ofrecía en nuestro suelo atención médica de complejidad, el gas era suministrado por gas del estado, el combustible por YPF, los teléfonos por ENTEL y las cartas por ENCOTEL. O sea, el estado argentino tenía una fuerte presencia en la vida cotidiana de los habitantes de las Islas. Durante la última presidencia de Perón se había avanzado en la negociación con Gran Bretaña, por la devolución de las islas con una fórmula de espacio de soberanía compartida y una transición con un régimen económico, jurídico y político distinto. No hubo una política exterior constante, de largo plazo, de gran convocatoria a todas las fuerzas políticas para lograr el objetivo.

LB: ¿Qué dimensión ha tomado el poderío militar instalado por Gran Bretaña y que también significa la presencia de la OTAN en Malvinas?.

PV: Gran Bretaña introdujo durante la guerra 41 artefactos nucleares, armamento equivalente a 41 kilotones o sea la unidad de medida de la energía atómica, que significan un poder destructivo equivalente a tres bombas atómicas de Hiroshima, además del patrullaje de submarinos nucleares en la zona. Esto es un documento que se mantuvo en secreto y fue revelado en 2019 como información oficial por un Instituto Británico y tomado por la Cancillería argentina del actual gobierno, para plantear la denuncia en Ginebra. Además, el año pasado Inglaterra renovó un sistema misilístico de alcance sobre cualquier punto del territorio argentino, inclusive Pergamino. Malvinas es una de las bases más militarizadas del mundo. Posee cantidad de personal militar igual o superior a la población civil. Se convirtió en un campo de entrenamiento militar óptimo por la soledad de las islas y aislamiento marítimo. Allí entrenaron soldados para llevar a Afganistan, Irak y otros países en situaciones coloniales. Hay además un aeropuerto enorme que le permite en horas triplicar la población militar a través de transporte aéreo. Hay presencia y control militar en una superficie total de 17.000 km cuadrados. Cuando decimos total hablamos del complejo insular que surge de calcular Malvinas por 24. Y es la presencia de la OTAN en el hemisferio sur con otra base, pero no defensiva, sino ofensiva.

LB: ¿Qué posicionamiento geopolítico y estratégico económico logra en la actualidad Gran Bretaña y cuáles son sus pretensiones futuras?.

PV: Se está construyendo un enorme puerto que traerá varios impactos. Gran Bretaña se prepara para el fin del tratado antártico y sus intereses se superponen con los de nuestro país. Porque además de sus objetivos territoriales tiene interés sobre el gran reservorio de agua dulce de la Antártida, en un contexto de crisis de faltante de agua. Hoy los grandes laboratorios medicinales mundiales extraen cerca de 200 patentes farmacológicas de la biodiversidad antártica. Ese gran puerto en construcción que costará 85 millones de euros, va a habilitar la conectividad de la industria farmacéutica con la Antártida. Se convierte así en un polo de competencia directa continental con Argentina en materia de oportunidades de negocios. Hace poco el Ministro de defensa argentino Jorge Taiana inauguró las obras del Polo Antártico de Ushuaia, un centro de servicios que apunta a abastecer y reaprovisionar al turismo, las bases militares, el comercio, la industria y la ciencia que se genera en Antártida. O sea que Gran Bretaña está montando en en Malvinas un centro logístico que va a competir con nuestro polo en Ushuaia. Prueba de ello fue un episodio ocurrido en enero con un avión alemán que trasladaba científicos y técnicos a la Antártida y en lugar de aprovisionarse en Ushuaia, aterrizó en el aeropuerto militar de Malvinas en clara competencia. Eso implica menos empleo y desarrollo argentino.

LB: ¿De qué bienes patrimoniales y recursos económicos que nos pertenecen se apropia y explota Gran Bretaña desde que ocupa las islas? ¿Qué se hace frente a esa realidad?.

PV: Un dato poco conocido. Argentina obtiene más dólares del comercio exterior por pesca que por exportación cárnica. Hay que pensar una estrategia de desarrollo del mar con nuestra industria pesquera, nuestros astilleros, nuestro trabajo argentino en el mar. La disputa de competencia de mercados por el otorgamiento y extensión de licencias pesqueras depredatorias genera una explotación ictícola abusiva por parte de Gran Bretaña con grandes daños y perjuicios a la Argentina. Por eso la guerra fue un gran retroceso. Lo grave y triste hoy son las ventajas extractivistas del colonialismo inglés que perjudican los derechos de nuestro país. En el mar argentino caben dos argentinas continentales. Debemos pensar una estrategia de nuestro mar, nuestra pampa azul y obligar a ceder a Gran Bretaña en los foros internacionales respecto de nuestras peticiones vinculadas a la pesca y a nuestros reclamos diplomáticos. Agreguemos a esto la explotación de la cuenca petrolera, que hasta ahora no se ha intensificado por una razón simple: el costo de explotación es superior al costo de venta. Pero hemos visto como creció el costo del barril en estos días por la guerra entre Rusia y Ucrania. En algún momento por faltante de petróleo, los precios seguirán subiendo y eso va a justificar la explotación del recurso en el mar argentino ocupado militarmente por Gran Bretaña. Otro elemento es el turismo a las islas por parte de argentinos, cruceros de verano que hacen escala, y avistajes de fauna preantártica. Todo eso deja dólares y euros.

Gustavo Pérez Ruíz

TELAM | "MALVINAS" LA HISTORIA.

El desembarco argentino en Malvinas, la llegada de la flota británica y el inicio de la guerra

TELAM | EXPORTACIONES

Las islas Malvinas exportan por US$ 298 millones y su principal recurso es la pesca.

AQUELLOS OTROS | Alejandro Lerner en Malvinas Argentina.

Compartir en: