LOS DUEÑOS DEL FÚTBOL Y LA INVASIÓN A UCRANIA

El neoliberalismo se adueñó del fútbol super-profesionalizado y lo transformó en un formidable negocio. Y ahora también lo utiliza como instrumento de acción política.

Por eso la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) y la Unión Europea del Fútbol Asociado (UEFA) han suspendido a Rusia de toda competencia internacional a niveles de selección y clubes de fútbol, como castigo por la invasión a Ucrania. Rusia, entonces, no podrá participar del Mundial que se disputará este año en Qatar.

FIFA y UEFA vuelven a mostrar descaradamente su alineamiento con los gobiernos de turno de Estados Unidos y de Inglaterra.

Pero con estas rápidas y drásticas medidas, queda desarmada la mentira de estos organismos rectores del fútbol cuando pregonaban a viva voz que «la política no debe mezclarse con un mundial de fútbol o cualquier otro torneo».

Hagamos un poco de historia reciente para comprobar tanta hipocresía organizada.

La FIFA no marginó a Estados Unidos del Mundial de 1990 de Italia, a pesar que seis meses antes había invadido Panamá con 26 mil marines provocando la muerte de más de 4 mil ciudadanos panameños.

Tampoco lo había hecho con Inglaterra cuando el gobierno de Margaret Thatcher invadió Malvinas a solo dos meses de iniciarse el Mundial de España de 1982.

Sigamos recordando:

En el año 1973 las selecciones de Unión Soviética y Chile debían enfrentarse en un repechaje para decidir cuál de los dos países clasificaría para jugar el Mundial de Alemania Occidental de 1974. Meses antes de tener que jugarse este repechaje, estados Unidos había impulsado el golpe de Estado en Chile liderado por el genocida Pinochet. La Unión Soviética exigió a FIFA una sanción a Chile por esta razón. Reclamaban una medida similar a la que acababan de tomar contra Rusia.

La FIFA ignoro entonces esta demanda y los soviéticos se negaron a jugar con Chile en el estadio nacional de Santiago que había servido de campo de detención, tortura y muerte para miles de chilenos. Conclusión: la FIFA habilito a que Chile jugara el Mundial.

Ahora acordémonos de otra decisión que también desmorona tanta hipocresía organizada.

En el año 2009, el futbolista francés del club Sevilla de España, Frederic Kanoutè, se solidarizó públicamente con el pueblo palestino ante los ataques de Israel de Gaza que habían costado la vida a 785 palestinos. La Federación Española de Fútbol, con un guiño de FIFA y UEFA se quitaron sus máscaras y han bajado al barro de la política adoptando contra Rusia durísimas sanciones que nunca adoptaron contra países como Inglaterra, Estados Unidos, Israel y todos sus aliados.

Esta farsa de la FIFA y la UEFA debe avergonzar a todos los espíritus libres de prejuicios ideológicos.

Carlos Alberto Bonet

Compartir en: