PAYUCA DEL PUEBLO

"Soy la primera persona trans en protagonizar en el Teatro San Martín"

“Marca un precedente y tengo la sensación y esperanza de que esa puerta haya quedado abierta para todo tipo de personas y en especial las de la comunidad LGBTTIQ+, como así también el que a partir de este momento llegue a ser valorada por mi talento y no por mi condición sexual o identidad de género.”

Su nombre es Payuca Del Pueblo o, mejor dicho, su seudónimo como suelen usar muchas actrices y actores para su desarrollo laboral. Es la primera actriz trans que llega al escenario del Teatro Municipal General San Martin, lugar ansiado por la mayoría de los actores del teatro independiente de la ciudad de Buenos Aires. Y no solo “llegó”, sino que haciendo varios papeles en la versión de “Don Gil de las calzas verdes” de Tirso de Molina, llamada “Siglo de oro Trans”, versionada por Gonzalo de María y dirigida por Pablo Maritano, recibe un aplauso cerrado en cada una de sus apariciones, hecho singular en el teatro municipal de la Capital.

Es de Pergamino, de esta ciudad y acaba de ser nominada para el premio mayor del teatro nacional, el ACE (de los cronistas del espectáculo) como Revelación femenina. Es más, ya fue recibió un “premio” porque firmo contrato para seguir en el escenario del San Martin con la versión Muscari del Julio Cesar de Shakespeare protagonizada por Moria Casan.

Es una actriz egresada de la Escuela de Arte Dramático en la Carrera de Formación del Actor de la ciudad de Buenos Aires y ya ha participado en varios espectáculos donde descolla su talento. Aquí está para La Banquina.

- ¿Por qué el nombre Payuca Del Pueblo?

– Payuca surgió a través de unos amigos ensayando una obra de teatro. Les había contado que era de Pergamino y, al no conocer, creían que era un pueblo con muchos campos. A las personas del interior, en algunas provincias, les dicen «payucas/os». Cuando arranqué con el arte del transformismo me pareció un nombre original y lo tomé; no quería nada del estilo de Diva, Queen, Glam, etc. Hoy lo adopté para mi vida.
El «Del Pueblo» surgió con la llegada de Facebook, ya que me pedía además de un nombre, un apellido. Yo sentía que estaba siempre con los pies sobre la tierra, que era de la gente, del pueblo. Y ahí quedó. Aunque actualmente estoy optando porque me llamen sólo «Payuca».

EL TRAYECTO

- Contame un poco de tu historia artística hasta acceder a la adaptación de “Don Gil de las calzas verdes”

– Al llegar a Capital luego de recorrer y averiguar en varias instituciones y maestros, me inscribí en la EMAD (Escuela Metropolitana de Arte Dramático), hice el ingreso, entré y cursé la carrera de actuación de 4 años. Al egresar seguí buceando el complejo arte de actuar en cooperativas teatrales. Hice mucho teatro off, independiente o alternativo, donde aprendí y tomé muchas herramientas de todos los rubros que conforman un espectáculo, desde el vestuario, maquillaje y peinados hasta escenografía, prensa, difusión y producción.
Con el tiempo hice algo de teatro comercial, dos espectáculos dirigidos por Pepe Cibrián Campoy, también estuve en calle Corrientes (Teatro Metropolitan y Artaza) y en el Teatro Maipo. Participé en una ficción de televisión, «Pequeña Victoria» en Telefé hasta llegar a la actual obra «Siglo de oro trans» en el Teatro San Martín.

- ¿Tuviste problemas por el hecho de ser trans en tus estudios o en la carrera artística?

– En principio decidí dar un paso adelante y no etiquetarme o rotularme con el término de «trans», simplemente soy un ser humano. Entiendo y respeto quienes tengan la necesidad de hacerlo. Yo siento que me encasilla innecesariamente. Sólo soy una actriz.
Nunca viví una transición consciente, sólo fui modificando mi aspecto físico en la medida que iba sintiendo el deseo de generar un cambio sea cual fuere.
En mis estudios artísticos jamás sufrí ningún tipo de rechazos, por el contrario, siempre me sentí libre, acompañada y feliz de jugar a quien quisiera ser.
Quizás el acceso al teatro comercial u oficial, o en la tv, es más complejo, no suelen ser públicos los castings lamentablemente, al margen de mi condición sexual o identidad de género.

- ¿Qué derechos faltan revisar para que la diversidad sexual sea respetada como corresponde?

– (Yo diría comunidad o colectivo LGBTTIQ+ antes que «diversidad sexual» si te parece bien…)
Políticas públicas que aseguren la inclusión e igualdad de derechos para todas, todos y todes. Ya que la mayoría de las personas lgbttiq+ suelen ser rechazadas y discriminadas ante las pocas posibilidades de acceder a cubrir un puesto o rol determinado en especial destinado para las personas cisgénero.

- Antes del teatro, hiciste shows performáticos en las Fiestas Plop. Contame cómo eran.

– En realidad fueron en paralelo, ya que nunca dejé de hacer teatro. Trabajé durante 14 años en las Fiestas Plop. Al principio sólo era performer y host de las mismas. Cada fin de semana la temática variaba en su arte desde shows con estilos como: rock, cumbia, años 80’s, Xuxa, Chiquititas, Divas Pop, etc. Infinidad de historias se contaban cada finde, donde la escenografía, el vestuario y el show se relacionaban a cada temática; incluso en sus comienzos realizábamos video clips semanales para promocionar. A los pocos años pasé también a realizar la coordinación y producción de cada fiesta. Los aniversarios contaban con figuras y/o cantantes o bandas conocidas. También giras en Rosario, La Plata, Córdoba, Mar del Plata y Gran Buenos Aires, entre otros lugares. Tuve mis propias canciones y video clips.
Hoy ya cerré esa etapa, la noche es muy desgastante.

- Acceder al Teatro San Martin no es sencillo y es el sueño de muchas actrices ¿Cómo llegas a él?

– Es un sueño que tengo desde que egresé en la carrera de actuación en la EMAD. Dije: ya tengo el título de actriz, ahora entro fácil. Pero no fue así hasta casi 20 años después. Me enteré que iban a realizar un casting donde incorporarían a personas trans en un elenco. Envié mi material, ya que creo contar con el psique du rol, y me llamó una de las productoras para que realice el casting. A los 15 días me confirman que no había sido seleccionada. Luego de dos meses me vuelven a convocar para otro casting al haberse bajado una integrante del elenco conformado. Al día siguiente, luego de cuatro horas audicionando para todos los personajes, me llaman y me avisan que había sido seleccionada. Pregunté para qué rol, ya que aún no lo sabía, y ahí me informaron que iba a ser la protagonista.

- ¿De qué trata “Siglo de Oro trans” y cuál es tu papel en la obra?

– «Siglo de oro trans» es una versión realizada por Gonzalo Demaría basada en «Don Gil de las calzas verdes» de Tirso de Molina (1615). Es una comedia de enredos del teatro barroco español sobre el deseo equivocado, y en qué medida, ese deseo se corresponde con el cuerpo y condiciona nuestras acciones.
Mantiene el verso y la rima, pero aportándole modismos porteños actuales y cercanos al espectador.
La obra cuenta la historia de una mujer: Doña Juana, quien es abandonada por su prometido Don Martín el cual se va a casar con una rica Doña Inés. Doña Juana para vengarse y recuperarlo se traviste de hombre: Don Gil de las calzas verdes, enamora a Inés para que esta deje a Martín. También crea a Doña Elvira y se amiga de Inés. Miles de enredos crea en su favor para conseguir su cometido.
Estos son los tres personajes que tuve que crear como protagonista de la obra.
Varios personajes dentro de la obra interpretaban y se travestían en hombre y/o mujer según lo necesitara el papel. Sumado a que el 50% del elenco estaba integrado por personas trans, lo cual permitía que el espectáculo contara con múltiples capas de sentido sobre la identidad y el género.

REVELACIÓN FEMENINA

- Te nominaron para los Premios ACE ¿Cómo recibís este reconocimiento?

– Es mi primera nominación. Jamás había sido nominada en algo y menos aún en los Premios ACE, tan importantes para el teatro. Es un gran reconocimiento a tanto trabajo que realicé, muy en especial, con «Siglo de oro trans». Y lo estoy disfrutando con mucha emoción. Aunque suene como un cliché, ya es un gran logro personal para mí, al margen de llegar a ganarlo. Sentir que tu trabajo es valorado, observado y descubierto es un gran acompañamiento en esta carrera. Y te brinda más fuerzas para seguir apostando aún más en la creación de cada personaje o nueva obra.

- ¿Qué recuerdos tenés de Pergamino y cuanto le debes a tu ciudad en la faz artística?

– A Pergamino lo recuerdo como la cuna donde afortunadamente descubrí que mi vocación era la actuación. Guardo y valoro ese gran sentimiento. No di muchas vueltas ni pasé por diferentes carreras, siempre el arte existió en mi ser. Desde mi infancia, donde era el centro de atención en cuanta reunión o evento familiar había. Era quien creaba juegos, números de baile, magia, shows y ambientaciones hogareñas, desde que tengo uso de razón. Sólo a los 9 años creí en el arte circense y entrené durante dos años con el propósito de llegar a ser acróbata, pero un pequeño accidente cerró ese sueño. Hasta que a los 13 años un anuncio en el diario La Opinión abría mi nuevo interés: clases de teatro en La Escuela de Bellas Artes. Y de ahí no paré.

- Como actriz has roto muchas barreras en lo que hace a la actuación trans en el teatro nacional ¿Cómo evalúas esto?

– Creo que cada espacio que habito lo tomo como un lugar de visibilización. En especial actualmente formar parte de un elenco en el Teatro Oficial es una manera de ocupar lugares. Como así también, sin querer etiquetarme, pero soy la primera persona trans en protagonizar una obra en un teatro oficial como el Teatro San Martín. Marca un precedente y tengo la sensación y esperanza de que esa puerta haya quedado abierta para todo tipo de personas y en especial las de la comunidad LGBTTIQ+.

- Llegado a este punto ¿te sentís como una “elegida” en el logro de más derechos para para la comunidad LGBTTIQ+ y desde ahí poder seguir haciendo más?

– No sé si como «elegida” pero sí como una primera persona que ocupó y habitó un espacio de difícil acceso para las personas del colectivo sobre todo las trans. Siempre tan discriminadas y relegadas a ocupar solo lugares predeterminados, sobre todo los relacionados a la marginalidad y la prostitución. Pero de a poco se va a ir modificando o al menos eso deseo y proyecto. Como así también el que a partir de este momento llegue a ser valorada por mi talento y no por mi condición sexual o identidad de género.

- ¿Qué papel soñás hacer en teatro?

– En el teatro independiente o alternativo hice varios personajes y de diferentes géneros. Pero en el teatro oficial o comercial me interesaría interpretar un personaje cisgénero. Algún clásico. No lo digo por cábala, está dentro de mis planes, espero pronto poder confirmarlo.

- ¿Nombrame al menos tres de tus actrices y actores preferidos y decime por qué?

– No creo tener «preferidos», de hecho, hay una infinidad de grandes y talentosos artistas. Por nombrarte a algunos te diría: Alejandro Urdapilleta, Leonardo Sbaraglia y Alejandra Radano. Creo que cada uno destaca o destacó en teatro, cine o musical. Los tres son muy versátiles y componen personajes, lo cual me parece muy interesante como desafío para cada proyecto. Al igual que lo que me planteo yo al comenzar un nuevo trabajo. Obsesivos y profesionales. Me identifico bastante.

- ¿Pensás que podrías aportarle algo que tenga que ver con lo artístico a tu ciudad?

– En algún momento me gustaría poder realizar algún proyecto en Pergamino. La mayoría de lo que empiezo a hacer en Capital cuesta sacarlo de gira por una cuestión presupuestaria y sobre todo si no está planteado desde un comienzo. Por lo general siempre me resultó más el hecho de ingresar a un proyecto o casting/convocatoria antes que generar el mío propio. Se vive bastante el «día a día» cuando decidís vivir del arte y en Capital, habiendo comenzado de la nada y sin ayuda de nadie. Por lo cual a veces cuesta verte a futuro, pero jamás bajé los brazos ni me di por vencida sin dar batalla. Así que siempre apostando a los sueños.

- ¿Expectativas para “Julio Cesar”?

– Todas! Disfruto mucho de ingresar a un proyecto donde no conozco a nadie. Es decir, las conozco a todas y todos, pero nunca trabajé con ninguno. Al igual que con José María Muscari con quien tenía muchas ganas de trabajar. Me parece un gran director y puestista. Todas sus obras tienen gran repercusión. Sumado al increíble elenco que armó con maravillosas figuras como Moria Casán a la cabeza. Siento que voy a absorber y aprender de cada una un poco más. Y eso me da mucho placer.

Jorge Sharry

Compartir en: