EJEMPLAR LUCHA ARGENTINA PARA PROTEGER LOS HUMEDALES

Agosto 2021 será histórico en las luchas ambientales.
Una travesía en remo desde Rosario a Buenos Aires fue la creativa y pacífica manera de reclamar una urgente ley de humedales.

En el extenso debate que recorre el mundo sobre el cambio climático, no faltaron voces interesadas que plantearon que se trataba de fenómenos naturales ajenos al accionar humano.

Un grupo de científicos nucleados en el Panel Intergubernamental de Cambio Climático de las Naciones Unidas, llegaron a la rotunda conclusión de que la crisis de la emergencia climática planetaria se debe a la responsabilidad de la acción humana por el aumento de los fenómenos extremos.

Según la síntesis publicada de 14.000 investigaciones científicas, el calentamiento global es el mayor problema estructural que enfrenta la humanidad para los próximos treinta años.

Los expertos están seguros de que las emisiones continuas de gases de efecto invernadero podrían elevar a dos grados la temperatura global en poco más de una década, sino se producen drásticos cambios.

Se ha llegado a un límite de daño de la atmósfera, los océanos, y la tierra que activó el código rojo mundial. El informe presentado es el más completo hasta la fecha y es un dramático alerta respecto de futuros escenarios devastadores.

La Argentina es particularmente vulnerable a los efectos adversos del cambio climático. Posee regiones y zonas expuestas a todo tipo de deterioro. Los fenómenos son una realidad como lo demuestra la bajante del río Paraná, los incendios forestales masivos y la degradación de los humedales.

 

LA EQUILIBRANTE FUNCION DE LOS HUMEDALES

Los humedales desempeñan funciones críticas en la mitigación del calentamiento global. Son sumideros de carbono y si se destruyen o deterioran se liberan gases de efecto invernadero, causantes de la enfermedad ambiental actual.

Son ecosistemas críticos para la vida natural y humana por su gran capacidad de proveer bienes y servicios. A nivel mundial dotan el 40 por ciento de los múltiples beneficios, en especial los de agua dulce.

Defender los bosques y selvas y proteger los humedales garantizan la captura de dióxido de carbono y ayudan a revertir la tendencia contaminante.

Los humedales brindan a las sociedades provisión de agua, filtrado y retención de nutrientes y contaminantes, fauna silvestre y alimento, amortiguación de crecientes, disminución del poder erosivo, mitigación de la perdida y salinización de los suelos, estabilización de las líneas costeras, recarga y descarga de acuíferos, recreación y turismo, estabilización de microclimas, regulación de inundaciones y sequías ya que son esponjas naturales, y hábitats y valores culturales. Tienen un valor estratégico trascendental respecto de los reservorios de biodiversidad.

Nuestro país posee seis grandes regiones de humedales: Cuenca del Plata, Chaco, Pampas, Patagonia, Puna y Zona costera patagónica. De todos los que hay en el territorio nacional 23 son calificados de importancia internacional y conforman una superficie de 5.687.651 hectáreas. Representan ni más ni menos que el 21,5 por ciento de la geografía argentina.

Los humedales disminuyeron en el mundo un 35 por ciento desde 1970. En Argentina se perdieron 350 mil hectáreas por los incendios que arrasaron las islas del Delta del Paraná.

Las causas de la degradación se notaron palmariamente con los incendios intencionales y la bajante del rio Paraná.

Afloraron superficies que habitualmente están bajo agua, y que son apetecibles para el avance de la frontera agropecuaria con la justificación de que se convierten en tierras improductivas. Terraplenes y rellenos para emprendimientos inmobiliarios impedirán que el agua reingrese cuando el rio recupere su nivel, produciéndose pérdida de humedal y desequilibrio ambiental. El menor precio de esas tierras ha promovido la intensificación y extensión de actividades para uso productivo o residencial destruyendo la función natural y esencial del humedal. Ese reemplazo de funciones y sus consecuencias en el ecosistema debe ser frenado y para ello una norma reguladora y prohibitiva es necesaria y urgente.

 

EMOCIONANTE TRAVESÍA EN REMO PARA EXIGIR LA LEY

El estado argentino tiene incorporado el concepto “desarrollo sostenible en la constitución nacional”, y se encuentra adherido a la Convención relativa a los humedales de importancia internacional desde 1991, que se denomina “Convención Ramsar”.

Cincuenta kayakistas remaron 350 kilómetros del río Paraná durante siete días para entregar un petitorio en el congreso nacional, firmado por 650.000 ciudadanos representando a 382 organizaciones y movimientos ambientalistas. Con esa creativa y pacífica acción reclamaron un plenario de comisiones para que los legisladores traten un proyecto de ley de humedales unificado, antes que pierda estado parlamentario.

La histórica travesía náutica y territorial, organizada por la Multisectorial Humedales, busca presupuestos mínimos para la conservación, protección, restauración ecológica y sostenible de los humedales y los servicios ambientales que brinda a la sociedad, en los términos del artículo 41 de la Constitución Nacional y enfatiza en la necesidad de definir a los humedales como bienes de dominio público, garantía del control de gestión del recurso hídrico.

Si los intereses económicos no le doblan el brazo a ésta lucha por el derecho a la vida y a un ambiente saludable, Argentina tendrá ley de humedales y será un ejemplo para el mundo.

Conciencia y compromiso en letras y canciones.

Por primera vez presentamos una canción bellísima fruto de la campaña de orgullo con la que se pretende que las comunidades cuiden los ecosistemas en este caso los humedales del sur del departamento del Cauca, Colombia. Se trata de los Acuerdos Recíprocos por el Agua, campaña con la que ya se ha logrado que las comunidades conserven 3.710 hectáreas de bosques en el Valle. El video hace parte de la apropiación del trabajo en recuperación y conservación de los humedales a través de la cultura y una herramienta que muestra lo que significan para las comunidades.

Gustavo Pérez Ruíz

Compartir en:
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on print