LULI AIELLO, EXACTA Y ETÉREA EN SU VUELO PERFORMÁTICO

Desde muy pequeña abrazó el arte de volar, no sin pocas causalidades, y entrenó hasta atravesar lo profesional y buscar en la suma la forma del movimiento y el riesgo del cuerpo. Sus telas anduvieron por lugares agrestes, salones impecables, salas de ensayo, teatros humildes, el circo, vías del ferrocarril, arboles iluminados en su propia sombra y hasta espacios europeos por los que su arte paseo el deseo del viaje.

Luli es una performer que busca en su danza y la acrobacia, el placer de ser estéticamente trascendente y etérea. Entrena siempre, siempre de todos los siempres y fue formando su propio estilo en el principio y límite de la belleza.

Luli teje figuras y silencios en su andar por tierra y aire, allí donde la vida imagina una suerte de peligro y un cuerpo sobrevolando las más preciosas imágenes.

Luli anda por diferentes espacios mostrando, enseñando y aprendiendo hasta conformar el deseo; la mágica frecuencia de ser ella misma y nos traslada a su mundo de sueños y poesía, apretando sus piernas, tensando su rostro, sonriendo apenas y arrojándose a la estela de lo posible, y cada vez más cerca del cielo.

Así es Luli. Hay que verla cuando sube y cuando cae; lo hace con pausas y apresurada; con criterio desenfadado y con la seguridad de que está contando su historia mientras moviliza su pasión en cada uno de los secretos del cuerpo sosteniendo la emoción.

Hay que verla… A Lucia «Luli» Aiello hay que verla, a Luli… (JAS)

Performance: Lucía Aiello.
Música: “Misty Saints” por Uriel Pigs (programación rítmica electrónica: Fabián Díaz. Guitarras: Nicolás Echeverría. Letra, voz y producción: Fabián Díaz) ; Bautista Pinco.
Audiovisual: Paula Aiello.

Video ganador de la convocatoria de Cultura Pergamino «Teatro para seguir en casa»

Performance: Lucía Aiello.
Audiovisual
: Paula Aiello.

Luli Aiello - Fotos © Laura Riera

Lucía Aiello

Compartir en:
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on print