2 | AHÍ VAMOS

Don Quintillo y el Dr. Isea estuvieron toda la semana pensando en el material que mandó el Muchacho y haciendo comparancias de distinta índole. Fueron los primeros en llegar a la biblioteca. El Pity apareció acompañado por Calamuchita, este último convocado por el Dr. Isea.

Calamuchita es el que demostró ser, él solo, mucho más eficiente que la comunicación digital, logró que ganara un candidato a Delegado Comunal de un pueblo chico con un gasto mínimo en la propaganda. Acondicionó su Citroeneta color verde clarito, le colocó un altoparlante en el techo y deteniéndose en cada esquina de las doce manzanas que tiene el pueblo, les hablaba a los vecinos de manera personalizada y destacaba la importancia de votar por el Delegado de su Partido. Les habló a todos, uno por uno, y siempre con alguna sutil humorada. Por supuesto que para llevar a cabo esta acción la persona tiene que ser muy respetada en el pueblo y Calamuchita lo es.

Y cuando aparecía alguien que lo cuestionaba él respondía:

—¡É al pedo, nadie es poeta en su tierra!

Don Quintillo lo interiorizó a Calamuchita sobre los temas a tratar:

—Un Muchacho de Buenos Aires nos pide una valoración sobre temas que a usted no les son para nada ajenos, el Ser, el Estar, el Tener, en definitiva:

—“Los asuntos Odontológicos”. (Silencio)

—Ontológico, Don Quintillo, ontológico —corrigió el Dr. Isea.

—¡Sí sí! Lo que estoy diciendo —afirmó Quintillo.

Calamuchita intervino opinando que eso puede ser de charla interminable, que Rodolfo Kusch, el filósofo argentino ya lo explicó muy bien cuando dijo que el “Ser” es burgués, masculino y europeo y el “Estar” es americano y femenino, y que nosotros andamos con los dos en juego permanente, y que la filosofía del “Tener” fue lo que vino a cagar el Ser y el Estar.

—¿Así hablaba Kusch? —preguntó el Pity.

—Mas o menos, pero esto que te dije es el carocito de la cuestión —contestó Calamuchita.

—¡Pity! —reclamó atención Don Quintillo—. Usted anote eso que dijo el amigo y agregue esto que estuve carburando…

—¿Sabe qué pasa Don Quintillo? —interrumpió el Pity.

—LLegó un correo del Muchacho con un texto que puede aportar más, según él, porque yo le conté que ustedes ya estaban tratando el asunto y…

—¡No No No! —gritó Don Quintillo—. Usted tiene que esperar a que nosotros acomodemos las ideas, no puede ser tan estómago resfriado y comentarle cosas al Muchacho, cosas que nosotros todavía no resolvimos, así esto va a ser un quilombo, ahora resulta que llega otro texto más… A ver, pásemelo, y ¡Paremos con la inmediatez, viejo! El Ruben, el Víbora y el Gitano, entraron a las risas. El Ruben es el levantador de quiniela clandestina de la zona y tesorero del Centro de Estudios, la tesorería se limita a conseguir los fondos para comprar los asados. El Víbora y el Gitano a veces son dos y a veces son uno solo, son los que en un tiempo escribían historias sobre cualquiera que les pagara, y le hacían un librito, el que escribía era el Víbora, el Gitano a través de la oralidad le descubría a las personas sus asuntos propios y los mejoraba, de escribir nada, ya que sostiene que el mundo fue a parar a la mierda después del invento de la Imprenta.

Y si están juntos el Ruben, el Víbora y el Gitano, seguro que también está Dominguez, aquellos tres son del mundo de los vivos, (de los muy vivos), Dominguez no, pero a diferencia de Don Quintillo y el Dr. Isea, este no aparece en cuerpo, muchos afirman que se hace presente en una risita burlona que sale desde algún rincón.

Dominguez, entre tantas cosas fue el que lo metió al Víbora en el brillante negocio de las “Historias llevadas a librito”. Don Quintillo lo quería como a un hijo.

Los cuatro saludaron a los presentes.

El Ruben les dijo a Don Quintillo y al Dr. Isea:

—¡Hey, pero ustedes están cada día más jóvenes!

—¡Eh, la buena vida! —respondió Don Quintillo, y siguió con los asuntos odontológicos.

A los recién llegados no se los informó de los temas a tratar. Se leyó el nuevo material enviado por el Muchacho, a la cuarta frase, el Dr. Isea, exultante dijo:  —¡Eso es de Segovia! ¡Qué lo parió!… Eso de las «almas gemelas».

—¿Usted lo conoció a Segovia? —preguntó el Pity.

—Y cómo no… Anduvimos juntos un buen trecho de esta vida —respondió el Doctor.

El Pity siguió leyendo, pero en la segunda página se detuvo para comentar un resaltado del Muchacho con un texto a propósito de un discurso de Perón del año 50, el resaltado estaba en letras inmensas, que parecían un grito, y hablaba de la libertad del pueblo, y que esa libertad provenía de una organización que no tiene que ver con la diversidad y la heterogeneidad sino con la uniformidad y la homogeneidad.

El Ruben, el Víbora y el Gitano, aplaudieron, y desde un rinconcito se escuchó la risita de Dominguez. Ahí Don Quintillo se levantó de su silla y enojado fue hasta el rinconcito y señalando con un dedo hacia abajo, dijo:

—¡Pará loquito! ¡Mirá que yo te conozco!

Al parecer Dominguez siguió riéndose porque Don Quintillo más enojado aún, gritó:

—¡Pero si yo te saqué de una zanja a vos!

Continuará…

INTEGRANTES DEL CENTRO DE ESTUDIOS LA DORMIDA

Don Quintillo, conductor político y social del arroyo para acá.

El Doctor Isea, doctor de todas las disciplinas habidas y por haber y de las indisciplinas también.

Elvira, docente jubilada de autoridad indiscutida en la zona.

Calamuchita, hombre muy leído.

El Profesor Antognoli, director de teatro retirado.

Dominguez, que no se sabe muy bien si es que no terminó de irse del más acá o está volviendo del más allá.

Carlito (sin ese), se presenta singular, pero en realidad son tres hermanos en uno.

El Pity, joven escritor encargado de llevar al papel (lo mejor que se pueda) la oralidad de los integrantes del Centro de Estudios.

El Ruben, levantador de quiniela y tesorero de la Institución.

El Víbora y El Gitano, cuando les conviene son uno solo.

María, una bella e inquieta muchacha con ideas transformadoras.

Roberto Iriarte

Ilustraciones: © Luis Farías: Nació en 1976. Estudió dibujo con Luis Contrera y colabora con Roberto Iriarte en algunas publicaciones. También es profesor de historia.

Compartir en:
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on print