EL «TRINCHE» CARLOVICH: EL MARADONA INVISIBLE

Rosario es conocida por su pasión futbolera, fortalecida en la rivalidad Newwell’s-Central. Y también por sus historias y leyendas. Pero tal vez ninguna sea tan sincera y cautivante como la de Tomás “Trinche” Carlovich.

Todo se inició en los años 60 y 70 y el mito cuenta de un elegante volante central que orquestaba a su equipo sacándole música a la pelota. Jugaba en Central Córdoba y su fino repertorio abarcaba gambetas, sombreros, tacos, pases-gol y los “caños dobles” de marca registrada.

En fútbol, el “Caño” es la acción de hacerle pasar la pelota entre las piernas a un rival y continuar con ella. El “caño” es uno de los mayores deleites del fútbol. Y el “Trinche” se especializaba en hacerlos de ida y vuelta.

Carlovich fue un jugador de potrero que nunca quiso abandonar ese sentimiento de infancia con el que aprendió a jugar. Por eso nunca quiso negociar esa alegría con los protocolos del fútbol profesional. No se dejó tentar por las luces del centro y siguió haciendo maravillas dentro de un campo de juego en los duros torneos de ascenso y en las ligas provinciales de Santa Fe, Mendoza y Buenos Aires. Así, en el año 1984 jugo en Pergamino vistiendo la camiseta de Provincial (tenía entonces 38 años). Prolongo su carrera hasta los 42 años.

El “Trinche” tenía todo para hacerse rico y famoso con el fútbol, pero fue su decisión ausentarse de la popularidad. Y hay que ser muy valiente y generoso consigo mismo para darle la espalda a las ofertas seductoras del sistema capitalista y seguir siendo feliz disfrutando de los placeres de barrio, humildes y sencillos.

Jugador del ascenso en tiempos que los partidos de esa categoría no se televisaban, se las arreglo igual para figurar en la exigente memoria futbolera junto a Maradona, Bochini, Alonso y Houseman, por nombrar solo a sus contemporáneos.

¿Y cómo puede ser? ¿Cómo es que un jugador al que casi nadie vio jugar y del que no se conservan registros audiovisuales sea reconocido de semejante manera?

Precisamente, por todo esto, Carlovich es una leyenda. Verdaderas autoridades de peso dentro del fútbol lo avalan y agigantan su mito. Hablamos de Menotti, Griguol, Bielsa, Peckerman, Fillol, Valdano…

¿Cómo jugaba?… Era una elegantísima síntesis de Fernando Redondo y Román Riquelme.

Orgullo de todo Rosario, se hicieron películas, obras de teatro y se escribieron libros sobre él. Y en el año 2002 la Municipalidad, lo declaro “Deportista Ilustre”.

Pero el “Trinche” nunca quiso trascender. Por eso siguió disfrutando de jugar al fútbol como él lo entendía, como un grupo de amigos que andan de acá para allá, jugando desafíos de barrio.

Al “Trinche” lo mataron el 8 de mayo de 2020, luego de sufrir el violento robo de su bicicleta y agonizar en el Hospital de Emergencias “Clemente Álvarez”. Tenía 74 años.

La tristeza inundó Rosario y se trasladó a todo el país. En el barrio Tablada miles de hinchas desafiaron la pandemia y la cuarentena y marcharon en procesión para despedirlo. Y hasta montaron un santuario con velas y rosas rojas y blancas, junto al mural con su retrato, frente a la cancha de Central Córdoba. Y allí un hincha escribió: “Hoy ‘doble caño’ se va al cielo”.

Y Diego Maradona publicó en su cuenta de Instagram: “¡Que en paz descanses, MAESTRO!”

Carlos Alberto Bonet

Compartir en: