PARA TODAS LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS DEL MUNDO LOS CUENTOS SON UN DERECHO

Adaptación con lenguaje inclusivo, extraído de «Los derechos de los niños a escuchar cuentos» y de Las huacas del silencio | Autoras: Susana Dillon. Elba Durán, de Asociación Colombiana del libro infantil y juvenil. Ed. Letra Buena (1995), Bs.As. | Voz: Griselda Enrico | Música: Ricardo Vilca.

1°) Todas las niñas y los niños de cualquier color, negro, blanco, amarillo, o cobrizo de este planeta y todes les que caigan de otra galaxia, tienen el derecho a escuchar los cuentos más hermosos, con las aventuras más divertidas y el lenguaje más rico para estimular su imaginación y ser feliz. 

2°) Todes les niñes, tienen derecho a reclamar que le cuenten los mejores cuentos a cualquier hora del día. Adulte que no cumple o se le sorprende en la negativa se estará autocondenando a que la infancia entera no le lleve más el apunte. 

3°) Aquel niñe que por una u otra razón no tenga a nadie que le cuente cuentos, tiene absoluto derecho a pedir al adulte de su preferencia que se los cuente, siempre y cuando este demuestre que lo hace con amor, ternura y buenas ganas, que es como se cuentan los cuentos.

4°) Cada niñe tiene el derecho a escuchar cuentos sentado en las rodillas de abuelos y abuelas. Quien tenga los 4, le puede prestar a otre que no tenga a mano. También, a la recíproca, abuelo o abuela sin nietos y nietas, puede acudir a la escuela más próxima a agenciarse de este material menudo. Allí podrá contar cuantos cuentos guste a quienes adopte como nietes por ese rato y de paso se hace amigo de la maestra. 

5) Todes les niñes tienen el derecho a conocer los mitos, las leyendas y las fábulas de su tierra, ésas que se repiten en la tradición oral de su país y que es una delicia saberlas. 

6°) Les niñes tienen el derecho a inventar cuentos de su propia cosecha, contarlos, así como modificar los ya existentes, siempre que dulcifique los agresivos y mejore los finales tristes. 

7) Toda niña y todo niño tiene derecho a exigir cuentos novedosos. Los mayores están obligados a investigar, leer y aprender nuevos y maravillosos cuentos. Se castigará con la indiferencia a los cómodos que siempre cuentan los mismos cuentos aburridos. 

8°) Todo niño y toda niña tiene el sacrosanto derecho a pedir otro cuento, así se caiga de sueño y si tiene alguno favorito lo puede pedir tantas veces como se le dé la gana, reformándolo a su antojo. 

9°) Son mejores los cuentos contados con gusto o imaginación, que los leídos con voz monótona y a los bostezos. Adulte que cometa esta infracción será multado teniendo que pagar cincuenta entradas al circo o al cine, o volver a casa al día siguiente con más libros para leer.

10°) Todes les niñes, todas las niñas, todos los niños, tienen derecho a crecer acompañado de Alicia y el lobo, los músicos de Bremen y el pirata Garrapata, Caperucita en sus mil versiones rojas y blancas y verdes y Mini, Los zapatos voladores y del inmortal “Había una vez…”

Griselda Enrico

Compartir en:
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on print