RECOMENDAMOS

EXTERMINATE ALL THE BRUTES

El trabajo de no ficción más políticamente radical e intelectualmente desafiante jamás realizado para la televisión.

La nueva serie documental de HBO de cuatro partes, «Exterminar a todos los brutos», profundiza en el legado del colonialismo europeo desde las Américas hasta África. Se ha descrito como una narrativa inquebrantable de genocidio y explotación, comenzando con la colonización de la tierra indígena que ahora se llama Estados Unidos.

La serie documental busca contrarrestar «el tipo de mentiras, el tipo de propaganda, el tipo de abuso al que hemos estado sujetos todos estos años», dice el director y cineasta nacido en Haití, Raoul Peck. «Tenemos los medios para contar la historia real, y eso es exactamente lo que decidí hacer», dice Peck.

«Todo está sobre la mesa, ha estado sobre la mesa durante mucho tiempo, excepto que estaba en pedacitos en todas partes. … Perdimos la perspectiva más amplia».

«¿Crees que no hace daño al Reino Unido y Bélgica devolver el dinero que robó de África? – y mucho menos proporcionar una compensación por el genocidio que cometieron?. O, qué hay de Francia: 1/3 de su riqueza proviene de billones que obligaron a los haitianos a entregar para que no fueran esclavizados. ¿Qué tan pobre sería Europa si tuviera que devolver el dinero que robó ilegalmente? Te diré un pequeño secreto: la razón por la que los políticos británicos no se disculpan por el papel del Reino Unido en la trata de esclavos… es porque hay un caso legal creíble para las reparaciones…».

————————————–

TÚ TAMBIÉN, BRUTO

Un documental sobre la conquista y los genocidios de la era moderna sugiere que también vienen por vos.
POR MARCELO FIGUERAS MAR 20, 2022.

➡️ https://www.elcohetealaluna.com/tu-tambien-bruto/

 

Gustavo Baronio

DE PRONTO OIGO LA VOZ DEL AGUA

Hiromi Kawakami

(Alfaguara)

Volver a la casa familiar, casi en ruinas. Reconstruir lo que se puede y en esa reconstrucción van los recuerdos, los deseos inconfesables, los tiempos felices y los otros, los secretos dolorosos de una familia.

La autora nos introduce en una historia llena de claroscuros, de momentos vividos en la infancia. El ataque terrorista con gas sarín en el metro de Tokio, en un país acostumbrado a las catástrofes, se mete como una cuña en la memoria, la muerte de su madre, la singular relación con su hermano y un deseo prohibido e inevitable, que Kawakami narra con una belleza sin igual.

Carmen Rolandelli

LAMESA Y “LA PATERNIDAD DEL MAL”

Christian Lamesa

El libro «La paternidad del mal» de Christian Lamesa, recientemente editado, es una crónica detallada de los acontecimientos que se sucedieron a partir de la llegada de Adolf Hitler al poder en 1933. Este relato desnuda las complicidades y simpatías, que tuvieron varios líderes europeos, con los atroces planes del líder nazi. La obra abarca sucesos acaecidos hasta el año 1943, e intenta apartarse de la visión meramente bélica, para enfocar la mirada en el trasfondo de los hechos, de una violencia y crueldad inimaginables, que fueron posibles debido a la pasividad, colaboración e inclusive protagonismo de los líderes de algunos de los países que hoy buscan ocultar su oscuro pasado, cubriendo la verdad con montañas de mentiras. Este libro pretende sacar a la luz estos hechos, en gran medida, desconocidos y ocultos para occidente. Al mismo tiempo, «La paternidad del mal», también habla de aquellos que, heroicamente, se opusieron a la barbarie nazi. Y guarda la esperanza de que con el ejemplo de estos hombres y mujeres, algunos líderes de hoy, no empujen a sus países a cometer los mismos errores del pasado, que desembocaron en la mayor tragedia que debió enfrentar la humanidad.

Está en venta en Mercado Libre.

Jorge Sharry

ESE CABELLO (EDHASA)

Djaimilia Pereira de Almeida

Por ese cabello rizado e indomable, Mila, inicia una travesía desde Angola a Portugal, desde su presente a la historia de sus ancestros.

Hija de una angoleña negra y de un portugués blanco, no le será sencillo recorrer ese camino de Luanda a Lisboa, insertarse en una sociedad con una mirada europeizante y racista.

La lucha por alisar “ese cabello” para borrar su origen, para no ser discriminada. “¿Entonces Mila, cuando vas a arreglar ese cabello?…me decía mi abuela blanca… el cabello era como un personaje, un alter ego….”

En esta pelea desigual, mientras aparecen los recuerdos familiares y sus propias vivencias, sus miedos, sus depresiones. Negándose para volverse a encontrar. “Dónde dejé a Mila, me pregunto, como si buscara las llaves de la casa…” . Ese contraste que la acompañará toda su vida. En ese devenir doloroso también tendrá un lugar la construcción de su identidad como mujer mestiza.

Carmen Rolandelli

EL TIEMPO DIABLO DE SANTO GUAYAMA

Rolando Concatti

Guanacache: El complejo lagunero más grande del interior argentino, hoy puro desierto. ¿Qué pasó? ¿Qué dramas ecológicos y humanos, políticos sobre todo, fundaron el desastre?
¿Es verdad la rebelión prolongada de los laguneros, liderados por Santos Guayama, o es pura creación de la imaginería popular y sus fantasías que alumbran mitos?

El Tiempo diablo de Santo Guayama cuenta aquellas historias, “a contrapelo” de ciertas versiones canonizadas, entre otros por Domingo F. Sarmiento. Historia y ficción, donde lo novelesco llena los agujeros de la historia: agujeros del azar o de la voluntad de ocultamiento, o de la simple incomprensión.

Desarrollada como cuatro “nouvelles”, relativamente independientes y a la vez entrelazadas, progresando o retornando para completar relatos o desbaratarlos. En el clima final de las sequías y los genocidios, pero también de amores apasionados y heroísmos cotidianos, las agonías de las religiones naturales y también la cristiana, el crecimiento inexorable de un tiempo bisagra.

“Hay que despeinar la historia –dice el autor­– volverla chascona, contra la prolija construcción de los vencedores. Para eso la novela, porque la imaginación ve más lejos y la fantasía acierta; y porque soporta varios puntos de vista, los enigmas contradictorios, las preguntas sin respuesta”.

El autor: Rolando Concatti, escritor mendocino. Economista y empresario, sus estudios y especialización corresponden a la antropología cultural. Fundador y director de la recordada revista Alternativa Latinoamericana. En novela ha publicado Nos habíamos jugado tanto (1997) y Que está de olvido y siempre gris (2000).

* Texto de la edición de Corregidor, 2003.

Gustavo Baronio

“EL ORIGEN DE LA TRISTEZA”

Pablo Ramos | Alfaguara

Un escritor que se define salvaje e incorrecto, muy lejos de la academia y que se adueña de la literatura con desobediencia e intensidad para mostrar sus propias vivencias, sus debilidades. Sus historias tienen mucho de marginal, complejo y revulsivo. Su narrativa es cruda y sin embargo revela una enorme ternura.

El origen de la tristeza se sitúa en los años ochenta. Quizás los últimos años de la dictadura. Transcurrir la infancia en un barrio pobre donde a diario se juega la existencia, entre ratas y mugre y el agua podrida del rio por los desechos que arrojan las curtiembres. Pero también están presentes los códigos de la amistad, el deseo, el  amor, la familia, la muerte, desde la mirada de un niño.

Carmen Rolandelli

PALABRAS QUE EL VIENTO NO SE LLEVÓ

Mónica Rodríguez Echegaray

Una palabra acerca de las palabras

Seguimos el recorrido de una hoja de papel – en Sin salida- que volaba desde un primer piso porque estaba en blanco. Realizaba un viaje plagado de percances. Al final, la hoja que no encontraba al escritor que estaba buscando, volvía al mismo lugar.

Las palabras de Mónica Rodríguez Echegaray son como esa hoja: salen por la ventana de sus ideas, ideas que habitan prolíficas en su cabeza, y ella las deja volar. Recorren con gran presencia lugares en los que pueden ser oídas o leídas. Van, han ido e irán de aquí para allá. Con la misma inquietud y agilidad de su dueña. Y en cada manifestación tendrán algo certero para decir.

Pero era necesario reunirlas. Las palabras, de una vez por todas, tenían que encontrarse con la hoja de papel que había equivocado su rumbo. Y a la hoja le urgía llegar a la escritora que estaba buscando. Y las palabras tuvieron el lugar que merecían. Porque las palabras deben ser escritas para que puedan ser leídas.

Palabras que el viento no se llevó -de Mónica Rodríguez Echegaray- invita, a través de los textos que fueron elegidos para esta obra, a seguir el vuelo de aquellas hojas que, ahora, no están en blanco.

Hay palabras que juegan, otras que afirman, algunas denuncian y otras analizan. No faltan, tampoco, aquellas palabras que danzan en el espacio asignado por los renglones de manera graciosa y sutil. Palabras con aromas naturales y brisas frescas. Sin dudas, quienes lean, reirán junto a aquellas otras que les provoquen sorpresa o alegría. Y está bien que eso suceda porque, en otros textos, se encontrarán intentando aflojar algún nudo en la garganta.

Eso sí, ninguna palabra los dejará indiferentes.

Tienen, estas inquietas voladoras, una propiedad que vale la pena resaltar: son presurosas y pragmáticas. Como si en cada obra terminada, su autora nos dijera ya está, te lo dije, ahora, hacete cargo vos.

Por eso leer a Mónica siempre es interesante. Te capta, te lleva por el recorrido que no imaginaste andar y te despide con poca ceremonia. Seguí pensando.

Entonces, copiando su ritmo siempre en movimiento, dejo este preliminar para invitar a quienes tengan el libro de Mónica en sus manos a empezar el caminar el sendero de las palabras.

Aurelia Alesso

ENSAYO EN CLAVE DE EXISTENCIA VITAL…

Rafael Restaino

Sigue ensayando su poesía…
“Por eso digo en mi espinoso trayecto
que a pesar de no estar de acuerdo con la paleta
con que he plasmado/mis pulsaciones
sigo ensayando, día tras día, mi poesía…”

Ensayar la poesía es como deletrear el tiempo que fue, es de otra manera para…seguir siendo el mismo/otro, en el eterno ensayo de la Vida…

En el texto poético de Rafael Restaino (Rafa, para los afectos y cercanos en sensibilidad, que somos muchos, a fuerza de una esencia “atrapadora” de espíritus sintónicos), el verso fluye con la cadencia de su sabia y amable convocatoria al juego de emociones: ellas, alientan a una “poética de las/sus vivencias más profundas”…

Con un estilo que ahonda en la reflexión casi filosófica…; ser de una manera para indagar caminos que ofrecen otros senderos: el ayer, los recuerdos preciados y no tan caros a lo placentero, se adhieren a la pluma anhelante de metáforas y de imágenes que dicen, a fuerza de tanta sintiencia…, de tanta conciencia pensativa…

Dialoga casi espontáneamente -al correr de una escritura que fluye automática de lo recóndito del ser-, con espacios de antítesis entre la alegría y el dolor, la nostalgia y la proyección futura…Nos invaden el alma, poemas de tinte “caligramáticos”, expresión de una sublime genialidad estilística: por momentos, referentes de tiempo; otros, de espacios…

Amigos, compañeros de militancia, estampas infantiles, juveniles, actuales… recorren versos escalonados, encabalgados, en ascensos y descensos… Los declives recursivos, las líneas descendentes se conjugan con disrupciones temáticas…Pero, pero (con gran beneplácito, como lo charláramos con otra escritora, multifacética y ami-pedagoga de ambos: Mary Ruffini, en oportunidad de la presentación del libro de nuestro escritor) siempre, desde el declive, desde el último peldaño de la desazón, surge “pleno” el “Ave Fénix” de la confianza, de la posible esperanza de seguir siendo…

Cómo no acompañar este llamado potente, majestuoso de humildes y dignos tonos musicales, hermanados con el potencial multicromático de tan nobles y honorables artistas visuales. ELLOS resaltan, aún más, la sinfonía de las palabras…

Sólo una última reflexión, a modo de corolario, de recomendación, de llamado a su lectura pausada, lineal y subyacente…: Cuando acudan a los versos del AMOR y sobre el amor hecho presencia, estará todo consumado…En el homenaje a una mujer, la mujer, la compañera de tantos entuertos y fibras esperanzadas, uno se queda allí, se aloja, se acurruca al interior de los versos, porque huelgan otros decires…: un sentimiento, el sentimiento fraguado en palabras…Invitación a “seguir ensayando su (otra/s) poesía/s…Especie de ensayo en clave de existencia vital…Como (en) la VIDA…

    Abrazo Álmico…

Susana Umeres

TIENES QUE MIRAR

Anna Starobinets

Novela autobiográfica de esta excelente escritora rusa que edita Impedimenta.

La obra ejerce sobre el lector un efecto hipnótico que hará imposible interrumpir su lectura.

La historia cuenta el peregrinaje de Starobinets, sobre el sistema de salud ruso, cuando debe interrumpir un embarazo avanzado, planeado y deseado, por una malformación genética que hará imposible la supervivencia del niño.

El texto habla de la despersonalización de la medicina, de la ruptura médico- paciente, ante una madre que no puede hacer el duelo de la penosa realidad que la atraviesa, porque debe enfrentarse a la deshumanización del sistema sanitario de su país por lo cual decide migrar a Alemania para abortar.

También hay una denuncia a la mirada social sobre el cuerpo de la mujer, su derecho a decidir, la morbosidad comunicacional con que estos temas son tratados en las redes. El maltrato a que son sometidas las mujeres desde una práctica hospitalaria patriarcal y perimida que podemos extrapolar a otras latitudes.

Pero también debe enfrentarse a sus propias creencias, a aquellas certezas que mutaran en dudas y en frustración.

“Tienes que mirar” a tu niño muerto, para poder sanar, para seguir, para cambiar algo de lo establecido.

Carmen Rolandelli

Los trabajos de Hansen

Miguel Fanchovich

«Ese lejano sur (nieve)», «Libreta de Guachakai (bosque)», «Salvo una revolución (viento)» y la que da nombre al título, «Los trabajos de Hansen (mar)». Cuatro ficciones patagónicas. Cuatro historias entretejidas, ya porque algunos personajes reaparecen, ya porque reaparece el escenario pueblerino, el viento, los ajustes de cuentas, la época.

Hombres toscos y mujeres endurecidas, moldeados por el clima áspero de la Patagonia —esa extensión desmedida «inseparable de la codicia lasciva de sus dueños»— recorren estas páginas, estos parajes donde a veces la rudeza es el único gesto de bienvenida.

Construido con estilos de narración diversos, con capas de historias que, rompiendo la cronología tradicional, van delineando un todo sólido y atrapante, este libro relata en definitiva el derrotero de un puñado de personajes que bien podrían ser reales. Porque, como diría uno de ellos, en sus páginas está representado «lo elemental de las pasiones humanas, de sus contradicciones y ruindades».

La Banquina

Las cosas por limpiar

Ver la miniserie Las cosas por limpiar (Netflix) no es solo verla, es una invitación a recibir un fuerte mensaje social de la difícil situación de la pobreza y la violencia contra las mujeres. Es una historia íntima, la vida de una mujer común, pobre, sin techo. Es maternar en condiciones de necesidad económica, es violencia que no se juzga en los juzgados. Es entrar en un refugio para víctimas de la violencia, es pedir ayuda al estado ausente o la burocracia interminable, es tener un trabajo sin sueldo digno. Vínculos que transitan enfermedades mentales, adicciones y abandonos. Entre sueños que no se pueden soñar, finalmente, es un poderoso testimonio de empoderamiento de las mujeres. No se puede entrar en esta historia de desigualdad de género, social y política y sin que nos duela.

No es ingenua, manipuladora ni idealista, sino que elige un enfoque directo de la pobreza pocas veces planteado en el cine o las series desde una perspectiva realista, con un enfoque novedoso en relación a lo económico y lo burocrático.  Nos deja conceptos, nos genera preguntas incómodas que se convierten en una sensación penetrante y una suerte de trabajo de limpieza que va más allá de lo estrictamente laboral, ya que Alex, protagonista de la miniserie, es una joven que se dedica a limpiar pero, en verdad, constantemente ha tenido que limpiar la suciedad de los otros. 

Sus padres, difícilmente están. Son seres vulnerables, la enfermedad mental de su madre y un padre ausente en recuperación por alcoholismo parecen necesitar más de su hija de lo que pueden ofrecer.  Marcas traumáticas que retornan en recuerdos de haber sido víctima de violencia en su infancia. Su pareja es alcohólico, con una madre que no pudo cuidar, debido a sus propios problemas de adicción.

La historia hace foco en lo que se denomina Ruta Crítica, el tránsito riesgoso y lleno de obstáculos que atraviesan las víctimas de violencia física, psicológica o económica en el ámbito intrafamiliar, y que, a su vez, tiene que probar que puede hacerse cargo de su hija para no perder la custodia. 

Alex se enfrenta al dilema de sobrevivir y preservar su dignidad. Su trabajo la confronta con un mundo completamente opuesto: la opulencia que contrasta con su vulnerabilidad. Las escenas donde se ve contado el dinero porque no alcanza para comer, para comprar lo básico para subsistir ella y su niña, donde no encuentra quien cuide a su hija enferma, ya que un día sin trabajar es mucho y pedir permisos a veces no es posible, todo esto la arroja a una sentimiento de orfandad social. Volver a convivir con el agresor, para esta joven, es lo único que puede hacer cuando no tiene alternativa.

Otro frente al que alude es el complejo proceso de reconocerse como víctima y sobreviviente. Expone y desmitifica lo que sucede cuando el abuso no es físico sino psicológico, algo mucho más difícil de probar en los tribunales ¿Está preparado el sistema para proteger casos como el de Alex? No, es a través de las experiencias de otras mujeres que llega a comprender que el abuso se presenta en diferentes formas que no dejan una marca física.

De alguna forma su historia se está limpiando y esta es realmente la limpieza que debe hacer con aquello que carga de su vida.

Las cosas por limpiar, a su vez, expone con bastante fidelidad el reverso del estilo de vida estadounidense y la búsqueda del éxito. Critica, en toda su simplicidad y llaneza, la desigualdad económica al que los ha llevado el capitalismo más salvaje en términos de crueldad y desamparo.

El argumento no proporciona una respuesta simple o idílica, al contrario, lo muestra y nos deja la última palabra ante estas situaciones de violencia de género, feminización de la pobreza e inseguridad laboral. Hay mucho que limpiar y acomodar para millones de mujeres que viven por debajo del umbral de la pobreza y debe ser uno de los temas más urgentes en la agenda política y social de muchos países.

Lo destacable

Es una serie hecha casi solo por mujeres y está basada en el libro de autobiográfico de Stephanie Land. “Empleada doméstica: trabajo duro, salario bajo y voluntad de una madre por sobrevivir”, quien participo de reuniones con el equipo de producción y actrices. 

Las actrices Margaret Qualley (Alex) y Andie MacDowell (Paula) son madre e hija en la ficción y en la vida real, lo que aporta una química inigualable.

Mónica Filippini

La presa- Kenzaburo Oé

Esta obra corta, si no la primera novela, del autor de “El grito silencioso” que recibiera el Nobel de literatura en 1994, solo puede leerse de un tirón porque es imposible abstraerse de su despiadado realismo.

Durante la guerra del Pacífico, un avión norteamericano cae en las montañas de una rústica aldea japonesa y un soldado negro es tomado prisionero por los aldeanos y encerrado en una bodega.

El gigante negro irrumpe, de una manera peculiar en la cotidianeidad de los habitantes y de un niño, el encargado de alcanzar el alimento a “la bestia”. En su interior se debate el temor y la fascinación por ese ser que los adultos han amarrado como si fuera un animal salvaje. “Están cebando al soldado negro. Me abracé a mí mismo. Tenía ganas de desnudarme y gritar hasta desgañitarme ¡Le estaban cebando como a un animal!”

El paso de la pubertad a la adultez, el descubrimiento de la sexualidad de manera brutal,  la crudeza de la vida en un pueblo pobre durante la guerra, el ambiente hediondo de cada día y aquello a lo que un niño no debería ser expuesto, se vuelve natural.

Un relato revulsivo y atrapante donde la perdida de la inocencia se manifiesta de manera feroz y no deja lugar a la esperanza.

Carmen Rolandelli

En el nombre del litio

La lucha de las comunidades originarias del norte argentino para evitar la extracción de litio de sus salares.
Se estrenó este documental. Te invitamos a verlo y que nos ayudes a difundirlo. ¡Muchas gracias!
CALMA CINE & FARN // 2021

Griselda Enrico

La balada del álamo carolina.

Haroldo Conti

“No sé si tiene sentido, pero me digo cada vez: contá la historia de la gente como si cantaras en medio de un camino, despojate de toda pretensión y cantá, simplemente cantá con todo tu corazón: que nadie recuerde tu nombre sino esa vieja y sencilla historia.”

La plegaria fue atendida. Desde el padre melancólico de “Todos los veranos”, dominado por “ese humor vagabundo que viene del río”, al habitante insomne y enamorado del Chacabuco mítico, que a la hora justa “hizo una buena muerte”, los personajes de estos cuentos –reunidos aquí en un solo volumen– encarnan el incomparable lirismo de una narrativa mansa y la vez enigmática, como si de verdad cantaran en medio de un camino.

La llanura bonaerense, la ciudad y los ríos del Delta son el escenario de acontecimientos cotidianos, dolorosos o festivos, que entran suavemente en la conciencia del lector y acaban siendo imborrables.
El espíritu de aventura y una potente experiencia vital encontraron en la obra de Haroldo Conti una tersa continuidad en la que ficción y realidad forman parte de un mismo gesto.

La reedición de estos Cuentos completos permite a las nuevas generaciones acceder a un autor que resistió el paso del tiempo y su propia, injusta muerte, para terminar, convirtiéndose en un clásico de la literatura nacional.

(Texto de la contratapa del libro).

Ojalá leas el cuento “La balada del álamo carolina”, texto al que vuelvo siempre…

“Él es mago viejo. Su voz dice palabras de mucha hermosura. Cuando él se pone a contar, la memoria corre con tanta inocencia y libertad que uno la siente capaz de salterase, para siempre, el día de la muerte”

Eduardo Galeano sobre Haroldo Conti

Gustavo Baronio

El sonido de la montaña |  Yasunari  Kawabata | Emece 2006

¿Por qué este libro?

Encontré en mi biblioteca, esta vieja edición del texto de kawabata y creo que no fue casual, en estos tiempos donde el futuro parece tan incierto. Releerlo después de tantos años me provoca un sentimiento diferente, quizás más profundo. Sin dudas, este texto, es una especie de bálsamo que nos lleva, sin más, a la contemplación de la vida, aún, cuando hay pocas certezas.

Un hombre que está perdiendo algunas cosas importantes, como la capacidad de adaptarse a los tiempos cronológicos, su memoria, su paciencia, pero también recuperando con cierta armonía, el placer en la observación de lo que lo bordea, el deseo a través de la presencia de su joven nuera.  “… Kikuko era para él una ventana que permitía la entrada de la luz a su lóbrega casa”. Quizás esa presencia, la que aún lo unía a la vida, fuese lo único que lo sustraía de ese llamado que llegaba desde la montaña y anunciaba la muerte.

Este enorme escritor japonés, Premio Nobel 1968, nos conduce a través de “El sonido de la montaña” a abstraernos de lo corriente para observar la naturaleza, de la que somos parte, en un marco de belleza sin igual, que solo, creo, se puede apreciar en ese momento en que el tiempo parece detenerse para sacarnos del juego (“… la  gente debería morir cuando todavía es amada”) y sin embargo nos lleva al clímax en ese estado de contemplación, en esa pulsión entre Eros y Thánatos.

Carmen Rolandelli

Catedrales

“Catedrales” es una novela de la escritora argentina Claudia Piñeiro

Hace treinta años, en un terreno baldío de un barrio tranquilo, apareció descuartizado y quemado el cadáver de una adolescente. La investigación se cerró sin culpables y su familia, de clase media educada, formal y católica, silenciosamente se fue resquebrajando, hasta que la verdad salió a la luz por la persistencia y el amor de su padre. 

Catedrales es una novela exquisita, que no te permitirá dejar de leerla, su relato nos deja ver como la trama de prejuicios sociales y religiosos, asoman en formato de fanatismo cuando el honor y buen nombre de una familia tradicional se pone en juego. Apariencias, complicidades, crueldad, soledad aparecen para mostrar la verdad que hermosamente define la autora en la frase “La verdad que se nos niega duele hasta el último día”.

Claudia Piñeiro nos entrega esta vez una novela valiente, conmovedora, actual, certera como una flecha clavada en el corazón de este drama secreto.

Karina Gorordo

“Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes”. Ed. Planeta.

Yo recomiendo este libro porque fue uno de los libros que me abrió paso hacia el mundo de la lectura.  Pero, ¿por qué? Porque me sorprendió, yo cuando pensaba historias de mujeres suena como tarea; después empecé a leerlo y me encantó! No sabía que tantas cosas en el mundo y la historia habían sido creadas por mujeres!
Por eso recomiendo Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes.

Zoe Geber (9 años)

Tríptico de la infamia

Podemos catalogarla como novela histórica, aunque su autor, el colombiano Pablo Montoya, premio Rómulo Gallegos, no está del todo convencido de este encuadre.  Sin embargo, acontece a lo largo del relato un recorrido histórico, a través de la mirada de tres artistas de la Europa del siglo XVI, una visión crítica de la conquista del continente americano.
En una brillante trilogía nos conduce, a través de sus grabados y pinturas, por las crónicas de Jacques Le Moyne, Francois Dubois y Theodore de Bry, como una especie de diario de ruta, de estos artistas que acompañaron las expediciones al nuevo continente. Dejando, a través de sus obras, testimonio de los excesos y los horrores de la conquista. Pero también hay un paralelismo con las atrocidades de una Europa marcada por las guerras religiosas.
Desde la portada del libro, un fragmento de “La matanza de San Bartolomé” de Dubois que representa la masacre de los hugonotes en París en 1572, en manos del fanatismo católico contra los protestantes, da paso a este tríptico que comienza con la vida de Le Moyne, luego Dubois y por último Théodore de Bry, admirador de la obra de Bartolomé de las Casas.
Tríptico de la infamia, (Random House 2014) es un retrato de la intolerancia, del despojo y el fanatismo, pero también de la belleza y la fascinación que obró sobre estos artistas, el nuevo mundo.

Carmen Rolandelli

El tapial y otros cuentos

Fernando Grosso

“He sentido una profunda tristeza durante muchos años, pero me avergoncé cuando este sentimiento se había transformado en indiferencia, en lejanía de lo vivido.
Acá lo acerco todo lo que más puedo. Y en cierto modo, me quedo más tranquilo”.
(Fragmento del cuento “Con los ojos cerrados”)
Cuentos de pueblo chico, de barriadas, narrados con ternura, con afán de justicia y respeto para con un niño, una madre, un padre, un animal, un enfermo, un viejo, una mujer, un amigo… un pueblo.

Roberto Iriarte

“El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes”

Una narrativa exquisita en esta novela de la escritora moldava Tatiana Tïbuleac.
Una atormentada relación entre una madre y un hijo que bordean ¿la normalidad?.
Un encuentro prometedor y reconciliatorio en unas vacaciones en un pueblito francés, rodeado de un campo de girasoles, donde aparecen algunos personajes, no menos extraños, es el marco de esta historia desesperadamente bella. Donde la locura, como bien ha dicho la autora, no se ve como una enfermedad, sino, como un estado.
Recomiendo su lectura como un detonante para volver a mirarnos.
La editora española Impedimenta, nos trae esta joyita. A buscarla, acá también se consigue.

 Carmen Rolandelli

ARREO - Historias de TRASHUMANCIA

ARREO acompaña a los Parada, una carismática familia de gauchos trashumantes de Malargüe, durante un arduo arreo de cabras en plena cordillera de los Andes.
En medio de ese imponente paisaje, Eliseo, Juana, José Abel y Facundo reflexionan acerca de cómo el “progreso” amenaza su subsistencia.
En el camino, emergen la esencia y belleza de la vida rural en altura.
Una historia reveladora y refrescante sobre nuestra gente de campo, contada, cantada y recitada en primera persona, “para que lo sepan los de la ciudad”.

Gustavo Baronio

Entrevista a Tato Moreno director del documental mendocino Arreo (2015)

En este informe especial vemos a Tato Moreno, director del documental mendocino Arreo (2015), adonde habla sobre el proceso de realización de la película, los protagonistas, su vínculo con ellos y la historia que cuentan. También nos cuenta cómo es el trabajo del documentalista, su rol en el territorio y perspectiva sobre el trabajo audiovisual. Y anticipó su próximo trabajo, Trashumantes (buscar en facebook.com/SusoyEliseo), y la dificultad de financiar el cine nacional.

Gustavo Baronio

Compartir en: