LA BANQUINA

Un lugar que en sí mismo no dice nada del todo, o no dice del todo algo.
Un lugar inacabado, he ahí las múltiples posibilidades y cierta libertad.
No marca una posición definida sino que la posición estará dada en qué se haga o se diga, desde allí o a partir de allí.
Esa especie de litoral, una buena zona para andar, para investigar, para conocer.
Sitio de pasaje, de tránsito. La banquina, un lugar por el que se puede pasar no quedarse, detenerse para luego seguir; puede ser parte de una disrupción, pero también puede ser un tiempo intermedio, un impasse o una pausa.
Lugar de espera, de aguardar el auxilio, la mano amiga, compañera, lugar de aparecidos/desaparecidos.
Entre el camino y el campo, donde se puede haber ido a parar por alguna circunstancia en particular, lugar donde se derrapó, lugar del despiste.
Orilla que tiene otro destino que el camino, a veces incierto.
Es un al margen sin quedar fuera de la escena.
Hay un lugar, y es La banquina.

Gri Enrico.

Compartir en:
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on print