¿EL CONGRESO DE TUCUMÁN SE INICIÓ EN PERGAMINO?

En este 9 de julio de 2022 se cumplen 206 años del Congreso de Tucumán.
En esta reflexión que realizamos en torno a esta fecha profundamente simbólica de nuestra Patria, veremos, sin ánimo a la exageración, que Pergamino estuvo presente de distintas maneras en este acontecimiento singular. En primer
lugar, asegurando que el inicio mismo del Congreso de Tucumán se generó en este espacio de la nor-pampa; en segundo lugar, en la participación de la elección que se realizó para elegir a los congresales y en tercer lugar siendo testigos los pobladores del paso por Pergamino de algunos Congresales y en las cartas de Pedro Medrano al pergaminense José Lino Echevarría, donde detalla diferentes alternativas de este Congreso.

¿El 9 de julio se generó en Pergamino?

Uno de los acontecimientos históricos de suma importancia y devaluado por la historia oficial se produjo el 3 de abril de 1815 en esta región y se conoció como Proclama de Fontezuelas, luego El Motín de Fontezuelas y más tarde como Sublevación de Fontezuelas. El mismo se produjo cuando el ejército de Buenos Aires al mando de Álvarez Thomas, que tenía como objetivo detener el avance de Artigas, se sublevó en la posta que se conocía como “De las Fontezuelas”, ubicada en las cercanías de Pergamino.

Las causas del descontento de este ejército de más de 3.000 hombres son numerosas. Entre ellas se destacan la honda conmoción política que se daba ante el despliegue del federalismo que proponía Artigas contra el fuerte unitarismo de Buenos Aires; la posición del general José de San Martín, que había sido cesanteado de su cargo; el desprestigio del director Carlos de Alvear y el descalabro del Ejército del Norte. Todas ellas están presentes en la llamada “Proclama de Fontezuelas” (1) que estuvo firmada por 46 oficiales liderados por Álvarez Thomas, Juan Izquierdo, Julián Vega y Eusebio Valdenegro. En la proclama manifestaban que esa sublevación obedecía a las siguientes razones:

1.- Que se daba protección a los españoles europeos otorgándoles los mejores empleos.
2.- Que se postergaban a militares que habían estado en campos de batallas.
3.- Que existía una administración corrupta.
4.- Que se promovía una nueva guerra contra Uruguay y que la mayoría estaba en desacuerdo con esa
medida.

Consecuencias de la sublevación

Entre las consecuencias que produjo la Sublevación de Fontezuelas se encuentran, la destitución del director Carlos de Alvear y la creación de una Junta de Observación que tuvo la misión de redactar un Estatuto Provisional que será conocido como “Estatuto Provisional de 1815” (2) que determinaba la elección de diputados para llevar adelante el Congreso de Tucumán.
Esta es la razón por la cual, sin exageración, afirmamos que el Congreso de Tucumán, en el cual el martes 9 de julio de 1816 se declaró la independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata, que en el acta respectiva eran llamadas Provincias Unidas en Sud América, se inició en esta amplia región de la nor-pampa.

Elección de congresales

Otro aspecto en el cual Pergamino se encuentra relacionado con el Congreso de Tucumán se debe a que el 17 de mayo de 1815 se dictaron los oficios para que las provincias elijan diputados para el Congreso.
De esta manera se lleva a cabo la elección de los electores de esos diputados que participarán en el Congreso. Este acontecimiento hace que se realice en Pergamino la primera elección.
Esta elección se concreta el 1º de agosto de 1815. Pergamino integraba la sección de la cual era cabecera Arrecifes y la componían además los entonces pueblos de Salto y San Antonio de Areco

Por Pergamino se presentaron tres electores.
José Lino Echevarria (3) que obtendrá 193 votos.
El sacerdote José Hernando 5 votos.
Y Fulgencio Acevedo 1 voto.

Arrecifes por su parte hizo caso omiso a esta elección en la cual le hubiese correspondido a José Lino Echevarría por la cantidad de votos logrados y, arbitrariamente, se eligió al sacerdote Juan José Dupuy de su propia localidad, haciendo distingo en la calidad del voto.
De esta manera podemos observar como la elección de electores para elegir los diputados que participarían en el Congreso hace que en Pergamino se realice la primera elección y que a su vez sufra el primer fraude electoral.

Las cartas de Pedro Medrano

Los habitantes de Pergamino además serán testigos del paso de las diligencias, sopandas y carretas, que pasaban por Pergamino hacia Tucumán. Una de ellas se detendrá en la estancia de José Lino Echevarría y es la del diputado Pedro Medrano, quien demorará treinta días en llegar a Tucumán.

Las siete cartas que mandó a su amigo José Lino Echevarría y que se encontraban en poder de una antigua familia pergaminense, nos muestran las peripecias del viaje, la desazón existente entre los pocos diputados que se encontraban en Tucumán, el aburrimiento, las dudas, la desconfianza existente.

Entre tantos detalles que puede extraerse de esas cartas se encuentra las vicisitudes que debió atravesar al tener que cambiar las ruedas del vehículo en el cual viajaba y que le salió 79 pesos. En otra de las cartas es manifiesto su malestar porque aún no habían llegado los diputados del interior y los que se encontraban eran escépticos de que algo bueno pudiera pasar.

Estos son los tres aspectos en los cuales Pergamino tuvo su acercamiento, su injerencia, en esta fecha tan significativa de la patria como lo es el 9 de julio:
1.- La Sublevación de Fontezuelas que aconteció en esta región que tendrá como consecuencia que se lleve adelante el Congreso de Tucumán.
2.- La primera votación que se llevó a cabo para elegir los Congresales.
3.- El paso de los vehículos de los congresales que en muchos casos detuvieron su marcha cuando iban a Tucumán y las cartas de Pedro Medrano al pergaminense José Lino Echevarría, cartas que nos hace entrever las complejidades que se vivieron en ese Congreso.
De esta manera probamos, fehacientemente, la presencia de Pergamino en una de las más grandes gestas históricas de nuestra patria.

…..

Notas

1.- Esta proclama fue publicada por primera vez en bando Extraordinario del Excmo. Cabildo gobernante de Buenos Aires, sin fecha, Gaceta de Buenos Aires (reimpresión facsimilar), Tomo IV, Buenos Aires, 1912, Págs. 243-244 y ha sido publicada por Gregorio Rodríguez, Historia de Alvear y por el Museo Histórico Nacional en 1952.
2.- Gazeta Extraordinaria, 20 abril 1815
3.- José Lino Echevarría era hijo de Fermín Echevarría y de María Tomasa Acevedo. Fue Alcalde de Hermandad en 1811. Tuvo el grado militar de Teniente de Caballería y Capitán de los Húsares, jerarquía dada con motivo de una donación. Sus hermanos fueron Anastasio y María Catalina, creadora de la bandera que Belgrano izó por primera vez.

La Proclama de las Fontezuelas

Firmado en el Cuartel General de Las Fontezuelas el 3 de abril de 1815 por 46 oficiales liderados por Álvarez Thomas, expresaban de manera contundente:

“Cuando un pueblo valiente y generoso lleno de virtudes como el nuestro que ha plantado los cimientos de la libertad americana y la ha sostenido con esfuerzos magnánimos derramando su sangre y sus bienes, se ve ajado, deprimido y degradado por la pequeña facción de hombres inmorales y corrompidos que en la actualidad ‘componen y son los agentes de gobierno que representa el general Alvear, es un deber sagrado de sus hijos hacer todos los esfuerzos que demanden las circunstancias para librar a sus hermanos y compatriotas de los horrores que sufren y que tan cerca amenaza a toda su hermosa provincia.

Son por desgracia bien ciertos los hechos que hacen detestar a aquellos gobernantes. Una protección decidida a los españoles europeos colocándolos en los primeros empleos lucrativos y de honor que debía la Nación reservar para premiar los distinguidos servicios en militares de naturales del país que por personalidades groseras en encuentran en postergadas o enteramente olvidados; otros de igual naturaleza, conferidos solo al favor de las relaciones de familia cuando ni han rendido servicios a la Patria ni tienen los conocimientos regulares para desempeñarlos, manifiesta que el Estado se ha convertido en patrimonio de determinado número de personas que tiranizan al resto de sus compañeros.

Una administración corrompida que, a pesar de las ingentes sumas recolectadas en el tesoro público, los créditos son tan numerosos que convencen hasta la evidencia que ellos sólo han servido a las fortunas particulares, o al desmesurado lujo con que contrastan la miseria e indigencia en que se hallan todas las clases que componen la sociedad.

Desterradas las fórmulas judiciarias hasta el extremo de imponerse pena capital arbitrariamente. Un espionaje tan furioso que derrama la consternación en las familias y hace recelar al hombre más virtuoso ser sorprendido en el seno particular. Protegida la deserción del Ejército recomendable del Perú, privando a la causa general de aquellos brazos que debían servirla para exterminar los crueles enemigos del sistema en los momentos en que debería mandárseles gruesos refuerzos para concluir la grande obra. Últimamente las medidas tomadas para abrir una nueva guerra con nuestros hermanos de la Banda Oriental que, a más de verterse inoficiosamente torrentes de sangre americana, desolaría a nuestra provincia cuando el voto de las tropas orientales sólo es poner a las provincias en estado de nombrar su gobierno libremente y regresarse a su territorio.

Estas y muchas otras razones que son bien conocidas de nuestros amados paisanos nos han decidido de unánime consentimiento a negar obediencia al actual gobierno de Buenos Aires mientras se halle regido por el citado brigadier general Alvear o cualesquiera otra personas que forman aquella facción aborrecida, protestando ante el Eterno en no desistir de la empresa hasta conseguirla al precio de nuestra propias vidas y de volver a la entera dependencia luego de aquel benemérito pueblo haya por si elegido libremente su gobierno, pues las Tropas que tenemos bajo nuestras órdenes corresponden y son privativamente de la Provincia de Buenos Aires sin que en ningún tiempo pueda darse otra siniestra interpretación a este último e indudable principio. Rogamos a todas las clases que componen la Provincia nos crean animados de los más nobles sentimientos de amor y fraternidad a todos los pueblos que han combatido por su libertad e independencia y les suplicamos nos auxilien generosamente con sus personas, bienes e influencias, seguros de que serán admitidos cuantos se presentasen a sellar con su esfuerzo la rescatación del afligido Pueblo de Buenos Aires y su campaña. Los desertores encontrarán sus mismas banderas entre nosotros y cubiertos con ellas la Patria los bendecirá.

Dichoso el día en que la América vea desterrada de su seno la guerra civil y que todos se encaminen gozosos al campo de honor para dar fin a sus implacables enemigos. Cuartel General de las Fontezuelas 3 de abril de 1815. 

Ignacio Álvarez Thomas, Juan Izquierdo, Julián Vega y Eusebio Valdenegro encabezan las cuarenta y seis firmas de los oficiales de la División Libertadora.

Ignacio Álvarez Thomas.

Rafael Restaino

Compartir en: