ENTREVISTAS EN LA NOR-PAMPA | ALEJANDRO SÁNCHEZ PIAZZA

“La medicina y ser cantante lírico”

Alejandro Sánchez nació en Pergamino el 17 de diciembre de 1969. Sus estudios los realizó en la Escuela N° 2, en el Colegio Nacional y en la Facultad de Ciencias Médicas de Rosario.
Después de recibirse de médico, practicó a lo largo de tres años su profesión en Rosario.
Se especializó en enfermos terminales y llevó adelante los cuidados paliativos, una rama de la medicina que se encarga de prevenir y aliviar el sufrimiento.
Después de radicarse nuevamente en Pergamino, sintió día a día, que iban tomando cuerpo en él la idea de convertirse en un cantante lírico.

Al principio la medicina fue su gran pasión ¿De dónde proviene esa vocación?

La verdad es que no hay antecedentes en mi familia. Pensándolo creo que ha incidido y mucho ese gran profesor que tuve en biología que fue Ruy López, que era a su vez médico. La medicina se convirtió en mi vida, en una gran pasión. La prueba evidente son las diferentes especializaciones que llevé adelante tanto en el Hospital Francés, pasando por numerosas especializaciones hasta el post-grado que llevé adelante en la Fundación Favarolo.

Por otra parte, la música de una u otra manera, siempre estuvo presente.

Si así es. La música me acompaña desde que tengo memoria. La música siempre estuvo presente en mi casa. Mi padre era amante del tango y recuerdo lo sagrado que era ese programa “Grandes valores del tango” que veíamos como si fuera una misa. Debo decir que no solo el tango, sino también el folklore y la danza, principalmente lo folklórico. A tal punto que soy profesor de danzas folklóricas. Estudié con María Delia Pujol, quien me estimuló en este camino. 
Gracias al baile folklórico he recorrido gran parte de este hermoso país y he conocido bastante de nuestra cultura ancestral. Por el folklore he estado en grandes escenarios como el Próspero Molina en Cosquín.
La música, el canto, la danza, han sido en mi vida caminos paralelos con la medicina, caminos que siempre estuvieron presentes.

La medicina, la música, el baile y, como si fuera poco, un nuevo camino apareció sorpresivamente: el canto lírico. ¿Cómo fue posible algo tan singular como lo es ese arte tan difícil, tan complejo?

Así es. Sorpresivamente, como usted dice, apareció este otro camino que fue despertándose lentamente en mí y tomando una magnitud que no imaginaba. Ser cantante lírico es un camino muy, pero muy difícil, ya que para llevarlo adelante se debe conocer y dominar un conjunto de técnicas vocales, que son utilizadas para cantar ese exquisito repertorio de la música clásica.
Como dice usted es difícil, ya que la preparación de un cantante lírico dura aproximadamente entre ocho y diez años.

¿Recuerda cómo comenzó a cantar lírico?

Sí que lo recuerdo. Fue en Viena donde estaba participando de un congreso de medicina. Estábamos cenando y un músico con una pianola comenzó a cantar ´O Sole Mío, esa canción napolitana, mundialmente conocida. Al estar cerca de mí me invitó a cantar. Fue un momento mágico, ya que sentí que me escuchaban. Vi a los mozos, a los cocineros, a los comensales, escuchando ensimismados. Me vi como enfocado en una película. Después los aplausos intensos despertaron en mí una emoción extraordinaria. Eso me hizo pensar: “¡Qué hago con esto!”.
Después de esa especie de debut en los otros viajes, en otros congresos, me solicitaban que cantara. En Berlín sentí algo muy especial, ya que después de cantar fui muy aplaudido. Ahí me pregunté ¿Por qué no te dedicas a cantar? y me hice esta otra pregunta: ¿Y si me va bien qué hago?
En el viaje de vuelta veo la película “La música del silencio” basada en la vida extraordinaria de uno de los cantantes más reconocidos del mundo: Andrea Bocelli. En una de las escenas le hacen una pregunta ¿Qué diferencia existe entre cantar y ser cantante? Él responde: “Ser cantante es cuando los amigos te piden que cantes”. Me vi reflejado en esa respuesta.

¿Ahí tomó la gran decisión?

Bueno, la primera gran decisión fue encontrar un maestro, un profesor que pudiera asegurarme si era viable, si era posible llevar adelante esta vocación de ser un cantante lírico. Esa primera prueba la pude atravesar sin sobresaltos, ya que un profesor de Rosario, Nelson Coccalotto, me confirmó que tenía condiciones. Al poco tiempo estaba cantando en el teatro El Círculo de Rosario “Aida”, una ópera en cuatro actos con música de Giuseppe Verdi, que después cantamos en el CCK.
Por otra parte continúo tomando clases. Lo hago tres veces por semana, ya que convertirse en un cantante lírico como he dicho no es de un día para otro, lleva por lo menos unos ocho años, que yo trato reducir a cinco años por mi edad avanzada.

¿Elige usted el repertorio?

El repertorio lo va decidiendo mi profesor. Está adecuado a mi condición de tenor lírico spinto, que es un matiz dentro del registro del tenor. La palabra spinto indica que el tenor produce un sonido fuerte y violento a través de una presión subglótica muy alta. Es una voz que se caracteriza por la gran potencia y por la capacidad de proyección.
Esa característica de mi voz, que se diferencia del tenor ligero, del tenor dramático, del tenor lírico, del tenor rossiniano, hace que se adecue, por ejemplo, a las obras de Giuseppe Puccini, quien fuera uno de los pocos compositores de ópera capaces de usar las técnicas operísticas alemanas e italianas.

Me imagino que debe tener a sus referentes, a sus cantantes admirados ¿Cuáles son?

Entre los numerosos cantantes que admiro se encuentran el tenor dramático Mario del Mónaco, Enrico Caruso, Plácido Domingo y muchos otros.

¿Ha tenido crisis por llevar adelante dos pasiones tan demandantes como lo son la medicina y el canto?

Tanto como crisis no. Creo que no. Lo que si se hace, por momentos, muy extenuante llevar adelante las dos cosas. Se hace bastante pesado este compromiso por la medicina y estudiar canto y actuar como lo estoy haciendo. Pero realizo este fantástico viaje con alegría y con la fuerza que me da mi gran objetivo: Disfrutar intensamente de la vida.

Rafael Restaino

Compartir en:
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on print